El rechazo a la injerencia de Estados Unidos en Venezuela llegó a las redes sociales, específicamente Twitter, herramienta mediante la cual miles de personas de todo el mundo manifestaron su apoyo a la nación sudamericana. La etiqueta #ObamaYankeeGoHome se posicionó convirtiéndose en el tema más comentado en la jornada. Foto:Desconocido

CARACAS.—Caracas amaneció el martes en calma a pesar de la amenaza que des­de el norte se cierne sobre esta tierra. La vida comercial y social de la capital venezolana no se ha paralizado y las personas en la calle continúan su quehacer diario.

Sin embargo, la gente anda “alerta, porque es la primera vez que ellos (Estados Unidos) presionan así tan seriamente”, como expresa a Granma una señora quien se identifica como Natividad.

Ella forma parte de la brigada que todos los días mantiene limpio el céntrico boulevard de Sabana Grande. A su lado se encuentra su compañero de labores Juan Carlos Ochoa, quien primero disfruta su guayoyo (café típico venezolano) y duda antes de hablar, pero luego sostiene que “Chávez nos enseñó a no dejarnos intimidar por nadie y por eso tenemos que restearnos (frase coloquial con la que los venezolanos denotan su apoyo a algo o alguien) con la Revolución”.

“Esta vaina (palabra coloquial para nombrar cosas, antes tenía un significado vulgar) me preocupa, pero estoy tranquilo”, acota. Ellos retoman sus implementos después del descanso y prosiguen su trabajo.

Mientras conversamos con estas personas pasa una mujer de unos 40 años que, por su imagen a primera vista, aparenta pertenecer a un estrato social más alto.

No dice su nombre, mas interrumpe y exclama que ella “no le da bola a la Revo­lución ni a los chavistas”, pero eso de que “Estados Unidos pretenda intervenir aquí no lo veo bien”. Su tono es de preocupación, y comenta que “nuestros problemas los tenemos que resolver nosotros mismos, no nadie de afuera”.

Estas breves opiniones de distinto corte po­lítico, simbolizan los casi 30 millones de venezolanos que fueron catalogados por Estados Unidos como una “inusual y extraordinaria amenaza para la seguridad nacional”.

¿Hasta qué punto Venezuela representa una amenaza para la nación norteña? El analista político cubano Carlos Alzugaray explica a este diario que “utilizar ese lenguaje es, en el mejor de los casos, un error de la administración Obama, porque no es serio ni creíble”.

También refleja el hecho de que Washington “no ha abandonado la arrogancia imperial que lo llevó a cometer tantos crímenes”.

Para el diplomático y especialista en temas de Estados Unidos, la reciente medida ejecutiva del presidente Barack Obama —quien declaró “emergencia nacional”—, “es una nueva demostración de la disfuncionalidad del sistema norteamericano y su desconexión de las realidades del mundo en que vivimos”.

Respecto al alcance de lo esgrimido por la Casa Blanca, que también incluye sanciones a siete funcionarios del Gobierno Boli­va­ria­no, Alzugaray indica que “una invasión mi­litar a Venezuela, más que un crimen, sería una estupidez”.

Por su parte, la abogada Eva Golinger publicó en Russia Today un interesante análisis sobre el tema, en el cual llama la atención de que a diferencia de otros países que fueron catalogados como “amenazas” anteriormente, como Granada y Panamá, Vene­zuela es una nación rica en recursos naturales.

“La orden ejecutiva del presidente estadounidense Barack Obama es una norma que se aplica en tiempos de guerra en la defensa de la nación, aunque Venezuela no representa en realidad ninguna amenaza, ni siquiera económica”, comenta Golinger en el artículo titulado Agresión a la vista.

La periodista insiste en que la situación interna en la nación sudamericana, a la cual Estados Unidos ha contribuido a desestabilizar, “no tiene impacto en la seguridad estadounidense, y esto significa que realmente fue arbitrario el uso de esta ley: simplemente para tomar mayores acciones contra Vene­zuela”.

Declarar a un Estado como amenaza para la seguridad nacional le brinda a la ad­mi­nis­tra­ción Obama una justificación “para tomar acciones en su contra, sean económicas o in­cluso militares”, afirma.

FUERZA ARMADA RECHAZA POSICIÓN DE LA CASA BLANCA
El verdadero objetivo de las sanciones contra Venezuela es “persuadir al Gobierno de Caracas de cambiar su política”, indicó este martes la portavoz del Departamento de Es­ta­do de Estados Unidos, Jen Psaki.

La intención de Washington “no consiste en promover disturbios en Venezuela o socavar su Gobierno”, reiteró la funcionaria acorde con Russia Today.

Sobre la medida ejecutiva contra Vene­zue­la, también aplicada a países como Siria e Irán, Psaki comentó que ello era parte de un “procedimiento estándar en este tipo de ór­denes ejecutivas”.

Este “procedimiento estándar” de Estados Unidos, que no es más que una nueva escalada de agresión contra Venezuela, fue rechazado por la Fuerza Armada Nacional Boli­va­riana.
El ministro del Poder Popular para la De­fensa, Vladimir Padrino López, ratificó me­­diante un comunicado el apoyo irrestricto a la paz, la soberanía y la democracia venezolana, y manifestó “su apoyo absoluto al gobierno del presidente Nicolás Maduro, al pueblo venezolano, a las instituciones nacionales y a la Revolución Bolivariana”.
Por su parte, la fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, manifestó que “nada ni nadie intimidará al Ministerio Público”, organismo cuya función es defender “la constitucionalidad y el orden democrático”.
Ortega recalcó durante la presentación del informe de Memoria y Cuenta 2014 ante la Asamblea Nacional que Washington pretende “apoderarse de los recursos naturales de los pueblos”, y “hoy el objetivo es Venezuela pues la mayor reserva petrolera del mundo está aquí”.

VENEZUELA: EPICENTRO DE LA SOLIDARIDAD MUNDIAL
El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, manifestó su solidaridad con el pueblo de Venezuela tras la “brutal e inédita embestida contra el gobierno Constitucional del presidente Nicolás Maduro”.

En el texto emitido por el Gobierno sandinista, expresa que Nicaragua, nación “que ha sufrido la política injerencista e intervencionista del imperio norteamericano”, se une “una vez más al querido pueblo bolivariano, en momentos que confirman la continuidad de la política imperialista de Estados Unidos”.

Asimismo, señala que “en pleno Siglo XXI sigue utilizando todos sus instrumentos de dominio para pervertir el orden constitucional, y la tranquilidad de nuestros pueblos, alentando rupturas golpistas, a su conveniencia”.

En ese sentido explica que Nicaragua repudia “enfáticamente esa declaración yanqui, agresiva y lesiva de la dignidad y la soberanía de todos los nuestroamericano-caribeños”.

El presidente Daniel Ortega señala además que “la arrogancia, la soberbia y el irrespeto de Estados Unidos, su gobierno, contra nuestros Gobiernos y Pueblos, sigue mostrándose, y cada vez con más empeño y saña”.

Ante ello, “nos planteamos la misma determinación y valentía que nos legaron, en un antimperialismo genuino, y sin dobleces, los héroes de la Patria Grande”.

Desde Puerto Rico la Comisión Pre­sidencial del Movimiento In­dependentista Nacional Hos­tosiano (MINH) también levantó su voz y catalogó la declaración de Obama como un acto de desesperación ante los repetidos fracasos de su política de golpe de Estado, ensayada sin éxito desde el 2002.

Desde los países vecinos del Sur, pasando por Centroamérica, el Caribe y cruzando las fronteras, la respuesta de políticos, intelectuales, organismos internacionales y organizaciones solidarias ha sido unánime.

MENSAJE DE FIDEL A MADURO RECORRE EL MUNDO
La felicitación enviada por el líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, al presidente venezolano Nicolás Maduro “por su brillante y valiente discurso frente a los brutales planes del gobierno de Estados Unidos”, así como la Declaración del Gobierno Revo­lu­cionario de la República de Cuba tuvo amplia repercusión y fue replicado por varios medios internacionales.

El diario argentino La Nación bajo el título “La carta de Fidel Castro a Nicolás Maduro sobre la escalada de tensión con EE.UU.”, pu­blicó la misiva del revolucionario cubano, así como fragmentos de la declaración cubana.

“Corta, concisa y clara. Así es la carta que el exmandatario cubano Fidel Castro le envió anoche al presidente venezolano, Ni­colás Maduro”, se leía en La Nación.

En el mismo artículo se decía que el go­bierno de Cuba lanzó un comunicado oficial en el que le declara su “incondicional apoyo” a Venezuela.

Por su parte La información de España pu­blicaba un texto con el titular: “Fidel Castro sale en defensa de Maduro, tras sanciones de EE. UU.”.

“A través de Granma, el líder cubano felicitó al mandatario por el discurso antimperialista”, agrega el diario.
Mientras EuropaPress informó que “el Go­bierno de Cuba ha difundido un comunicado en el que expresa de nuevo su incondicional apoyo al Gobierno de Venezuela y denuncia el anuncio de nuevas sanciones contra funcionarios venezolanos realizado por el presidente estadounidense, Barack Obama”.

El Universal de México publicó íntegramente el mensaje de Fidel a Maduro.

PAÍSES DEL ALBA RECHAZAN AMENAZAS DE EE.UU.
Los embajadores de los países del Alba en Cuba ratificaron este martes la solidaridad activa, apoyo y acompañamiento con la hermana nación de Venezuela y rechazaron “la grosera amenaza del presidente Obama”.

Reunidos en la embajada de la república Bolivariana de Venezuela en La Habana, mediante un comunicado conjunto recordaron al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que “durante la Segunda Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), se declaró a América Latina y el Caribe zona de paz”.

“¿Cómo un país que es solidario con la región y el mundo puede ser un peligro para su nación? Presidente Obama recuerde que hasta los pobres de su país se han beneficiado de la solidaridad de la Revolución Boli­variana. Si nos tocan a uno nos tocan a todos”, señaló la declaración.

Llamaron a sostener un diálogo franco y abierto para solventar las contradicciones en cada uno de los países, sin ningún tipo de injerencia foránea.

Finalmente reiteraron el “apoyo incondicional” de las naciones del Alba a “la Revolución Bolivariana, que no es solo de Venezuela, sino de todos los países que creemos que un mundo mejor para nuestros pueblos es posible”.

Por su parte el embajador de Venezuela, Alí Rodríguez Araque, agradeció la solidaridad y el apoyo irrestricto que han brindado todos los embajadores que representan a los países del Alba aquí en La Habana y se preguntó si lo que pretende Estados Unidos es “atemorizar” a los venezolanos, un “pueblo pacífico” que siempre ha respetado la soberanía y la no injerencia en asuntos de otros países, “en contraste con lo que puede decir Estados Unidos”.

El comunicado fue leído ante la prensa por el embajador de Ecuador, Edgar Ponce; acom­pañado por los embajadores de Ve­ne­zuela, Alí Rodríguez Araque; Bolivia, Palmiro Soria; y Nicaragua, Luis Cabrera; además de representantes de las legaciones de San Vicente y las Granadinas, Dominica, Antigua y Barbuda y funcionarios de la Cancillería cubana. (Iramsy Peraza Forte)