Por Ramón Bernal Godoy.

¿Será Cuba el único país de este mundo que no puede comercializar armamento bélico sin ser objeto de persecución y propaganda? ¿Qué tiene de peligroso la compraventa de proyectiles, pólvora y casquillos para una Fuerza Armada cuya función es abiertamente defensiva? ¿Encontraron ojivas nucleares, bombas de destrucción masiva, o tecnología típica de fuerzas militares que invaden territorios extranjeros? ¿Acaso las Fuerzas Armadas de las naciones que producen su material bélico no renuevan sus técnicas y recursos comprando material a potencias como Estados Unidos, Rusia o China? ¿Qué hay de ilegitimo en ese barco chino detenido durante su escala en Bogotá?

Fueron estas las interrogantes que me surgieron cuando leí hoy la noticia de la detención del buque Da Dan Xia por autoridades colombianas durante una escala en Cartagena (costa norte de Colombia). Según los inexactos reportes noticiosos, en un principio la causa de la detención fue “inexactitud en los documentos de carga”, mientras avanzado el día ya referían que el buque tenía declarado carga de “cereales” en lugar de material bélico.

Aún sin los elementos necesarios, me atrevo a suponer que algo de malicioso hay insertado en los reportes de noticias o en la interpretación y manipulación que algunos medios de prensa han hecho de ellos, me parece completamente absurdo que para transportar una carga de este tipo, sin indicios de enmascaramiento y haciendo una escala normal en un puerto donde normalmente los buques son sujeto a inspecciones ordinarias, se le haya ocurrido a la parte cubana o su contraparte china manipular tan burdamente los documentos de carga.

Lo anterior es sencillamente absurdo. Pekín ya aclaró que su buque llevaba solo “materiales y equipos militares ordinarios a Cuba” como parte de “una cooperación comercial completamente normal”, sin violar las leyes internacionales. ¿Lo otro? Lo otro lo están poniendo aquellas instituciones y medios deseosos de hacer estallar las buenas relaciones entre Colombia y Cuba, la excelente opinión trasladada por el presidente colombiano sobre el Gobierno de la isla, la casi inminente retirada de Cuba de la lista de países que patrocinan el terrorismo internacional y la normalización de las Relaciones Cuba- EE.UU, Cumbre de Las Américas por medio.

Me pregunto porque no fue noticia la venta de España a Israel de bombas, torpedos, cohetes y misiles por valor de casi seis millones de euros (de los 31 millones pactados) con los que este ultimó “sacudió” la franja Palestina de Gaza con sus dos grandes ofensivas militares en el 2008 y 2013.

Y así un sin número de ejemplos, como los drones (aeronaves no tripuladas armadas con misiles) que Estados Unidos vende a Reino Unido, países de la Alianza Atlántica, incluidos Francia e Italia, entre otros.

Me pregunto incluso, porque en lugar de invertir recursos y manipular el comercio y la imagen de Cuba y China no se dedican a investigar de donde procede y donde renueva su armamento el grupo terrorista que hoy dispersa terror bajo el nombre de Estado Islámico, o simplemente porque en lugar de cuestionarse el modesto comercio bélico de Cuba no se suman a los esfuerzos por levantar el inhumano bloqueo que hoy impide a nuestro país comprar (hipotéticamente) material de este tipo a solo 90 millas de distancia.

En fin, que todo este “intento de show” no solo luce un producto forzado y manipulado, sino que burdamente posee un carácter hipócrita y desproporcionado…

Así lo veo.