Miñoso, una leyenda del béisbol que rompió barreras del racismo dentro de las Grandes Ligas, falleció hoy, domingo, a la edad de 90 años sin ver cumplido el sueño de entrar al Salón de la Fama.

El presidente de EEUU, Barack Obama, lamentó hoy la muerte del expelotero cubano Orestes “Minnie” Miñoso, que inspiró a “generaciones de jóvenes negros y latinos” y que, para los fans del equipo en el que jugó en Chicago, “será siempre Míster Medias Blancas”.

 

Miñoso, una leyenda del béisbol que rompió barreras del racismo dentro de las Grandes Ligas, falleció hoy, domingo, a la edad de 90 años sin ver cumplido el sueño de entrar al Salón de la Fama.

“Minnie pudo haber sido ignorado por el Salón de la Fama del Béisbol durante su vida, pero para mí, y para generaciones de jóvenes negros y latinos, la historia americana por excelencia de Minnie representa mucho más de lo que nunca podría hacer una placa”, dijo Obama en un comunicado.

“Para los habitantes del “South Side” (región sur de Chicago) y los fans de los Medias Blancas en todo el país, incluyéndome a mí, Minnie Miñoso es, y siempre será, Míster Medias Blancas”, afirmó.

Obama, que ha pasado gran parte de su vida en Chicago y es un seguidor declarado de los Medias Blancas, recordó el legado del primer pelotero negro que jugó en un equipo de Grandes Ligas en Chicago y el primer negro latinoamericano en jugar en las Mayores.

“Minnie llegó a Estados Unidos desde Cuba incluso cuando podría haber ganado más dinero en otro lugar. Avanzó dentro de las ligas para los negros, y al principio no hablaba mucho inglés”, recordó Obama.

“Y cuando ayudó a la integración (racial) en el béisbol en la década de 1950, fue objeto de insultos raciales de fans y rivales, y a veces se le forzaba a hospedarse en moteles distintos que sus compañeros de equipo”, añadió.

No obstante, “su velocidad, su fuerza y su resistente optimismo le valieron múltiples apariciones en el All-Star y Guantes Dorados como jardinero izquierdo, y se convirtió en uno de los jugadores más dominantes y dinámicos de los años 50″, concluyó Obama.

Miñoso, un nativo de la Habana que jugó la mayoría de su carrera en el jardín izquierdo, debutó en Grandes Ligas con los Indios de Cleveland en 1949 y dos años después fue cambiado a los Medias Blancas en un traspaso que intervinieron tres equipos.

El legendario expelotero jugó su primer partido con los Medias Blancas el 1 de mayo de 1951 y conectó cuadrangular en su primer turno al bate contra el abridor derecho de los Yanquis de Nueva York, Vic Raschi.

Miñoso jugó 12 de sus 17 temporadas en Chicago, lo que le permitió alcanzar .304 de promedio de bateo con 135 jonrones y 808 carreras impulsadas siempre con los Medias Blancas.

El equipo de Chicago de la Liga Americana retiró su número 9 en 1983 y hay una estatua suya en el U.S. Cellular Field, el campo de los Medias Blancas.

El expelotero de los Medias Blancas jugó 14 temporadas en la Liga Cubana Profesional, además de las 17 en las Mayores.