Etiquetas

,

Aunque el tema divide a muchas personas, parece bastante probable que las emisiones de combustibles fósiles están afectando peligrosamente el clima de nuestro planeta y podrían, de seguir así, crear una crisis en los siguientes años hasta el punto de amenazar nuestra existencia. 

La mayoría de esta contaminación ambiental ha sido producida por compañías que extraen petróleo, gas y carbón, permitiendo que estos combustibles se quemen y alteren nuestra atmósfera. Richard Heede, del Climate Accountability Institute,en Colorado, ha realizado una detallada investigación sobre estas emisiones y cómo han acelerado el cambio climático “no con la intención de encontrar un culpable sino de entender las emisiones históricas como una cuestión fáctica e invitar a considerar la posible relevancia de una política pública”.

Los resultados muestran que sólo 90 compañías han quemado dos terceras partes de todos los combustibles fósiles desde el inicio de la era indsutrial, incluyendo a 50 compañías privadas, 31 compañías paraestatales, como Pemex, y 9 otras compañías administradas por gobiernos de China y la ex Unión Soviética. De estas, la mayoría son compañías de energía, sólo 7 cementeras entran en la lista. Para hacer la lista final, Heede sólo tomó en cuenta compañías que producen más de 8 megatones de emisiones en sólo un año. Resulta un poco perturbador que la mitad de estas emisiones han sido producidas a partir de 1986 –año en el que ya se tenía pleno conocimiento de los efectos que producen, lo cual no resulta muy alentador para nuestro panorama.

Heede invita a considerar la implementación de una política pública que modifique esto, algo que ya ha sido intentado antes. El 30% de estas emisiones fueron producidas por sólo 20 compañías. Las estadounidenses Chevron con el 3.5% del total y Exxon encabezan la lista, Saudi Aramco (Arabia Saudita), British Petroleum y Gazprom (Rusia) completan el infame top 5. En sexto lugar se encuentra Shell; la mexicana Pemex ocupa el octavo lugar de las empresas que más contribuido al calentamiento global. El hecho de que muchas de estas compañías sean dueñas ya de grandes reservas fósiles –que no han sido quemadas aún– pone en riesgo al planeta. Según el IPPC, al ritmo actual, en los siguientes treinta años estaríamos “acabando con el presupuesto de carbón” del planeta.