México (PL) Para México la próxima Cumbre de la Comunidad de Estados
Latinoamericanos y Caribeños (Celac) en La Habana tiene la mayor
importancia, declaró la vicesecretaria de Relaciones Exteriores, Vanessa
Rubio, en entrevista exclusiva a Prensa Latina.
En esta cita se va a refrendar la vigencia que tiene la Celac y la
significación de que todos los países la cuidemos como foro de comunicación
y cooperación, en la amplia gama de temas que tienen que ver con el diálogo
regional, añadió la funcionaria.
Como bien seleccionó Cuba, prosiguió Rubio, el tema de este año es la lucha
contra la pobreza, el hambre y la desigualdad. Tenemos muchos asuntos que
demandan atención y es muy importante ponernos de acuerdo en qué estrategias
colectivas vamos a adoptar, así como conocer las experiencias particulares
de cada país.
“Creemos que es muy atinada la selección de Cuba de este contenido porque es
el gran pendiente de América Latina y el Caribe. Hemos hecho avances en
muchas materias, en infraestructura, en crecimiento, pero sigue quedando
pospuesto lo que se refiere a pobreza, hambre e inequidad”.
Existen numerosos espacios para la cooperación, el diálogo y tender puentes,
y es la Celac el foro en el cual esos acercamientos se están dando.
También hay temas del acontecer mundial, como el caso de Siria, en el que el
año pasado hubo un pronunciamiento del organismo regional, y es importante
que tengamos un posicionamiento conjunto, nos podamos poner de acuerdo y
tener pronunciamientos sobre los principales temas en la agenda
internacional, formuló.
La Celac tuvo su génesis en México,  donde el 23 de febrero de 2010 comenzó
este proceso, el cual hemos estado acompañando desde un principio, expresó
la vicesecretaria.
Esta agrupación, que por primera vez reúne a las 33 naciones del área, es el
foro de diálogo político y de cooperación por excelencia de la región.
Algo que importa mucho a México dejar claro y actuar en consecuencia, dijo,
es que somos una región diversa y esa diversidad nos debe enriquecer, no
tiene por qué dividirnos.
En cuanto a experiencias nacionales, citó que está lo que ha hecho Cuba de
manera extraordinaria con el tema de la medicina y los médicos, la labor de
México en la Cruzada Nacional contra el hambre, la acción de Argentina con
Prohuerta, las campañas en Venezuela con los oftalmólogos, lo que hacen Perú
y Bolivia con la quinua. “Son muchas iniciativas que podemos capitalizar el
resto de los países”.
Acerca de las proyecciones de esta comunidad de naciones, la diplomática
significó que ahora acaba la presidencia cubana, se le va a dar a Costa Rica
y seguirá Ecuador, y lo importante es que el foro siga generando interés
para los miembros, que se escojan los temas en los cuales tenemos mucho que
aportar todos los países.
“Hacia adelante veo una Celac fortaleciéndose y que cada vez logra más
puntos de acuerdo y coincidencia. Vamos encontrando espacios en los que
contamos con una sola voz y en los que las experiencias de los diferentes
Estados pueden ser sumamente retribuyentes y de gran importancia para las
políticas que hagamos”.
Preguntada sobre los lazos de México y Cuba, resaltó que no podríamos estar
en un mejor momento. “Ahora vivimos una coyuntura en la que vamos a abonar
esta relación histórica, entrañable, cercana, pues Cuba ha estado muy
presente en los grandes momentos de la historia de México y viceversa”.
Ahondando en eso, los presidentes de los dos países han decidido relanzar y
reforzar los vínculos en beneficio de ambos pueblos.
“El hecho de que haya venido el canciller cubano -en noviembre pasado- para
hacer este relanzamiento a partir de la firma de ocho instrumentos en
materia de extradición, cooperación jurídica, renovación del acuerdo de
complementación económica, fortalecimiento del apoyo financiero para las
empresas que decidan invertir más en Cuba, en colaboración turística y
medioambiental, tanto Cuba-México como con terceros países, nos dan una
agenda muy amplia para concretar y materializar diferentes proyectos en los
próximos meses”.
Las perspectivas son inmejorables y el hecho de que Enrique Peña Nieto
realice la visita oficial a Cuba por invitación de Raúl Castro, reafirma
esto, destacó.
Ambos mandatarios se reunieron hace apenas un año y decidieron hacer este
relanzamiento de la relación y hubo contactos a nivel de viceministros para
poder hacer una agenda estratégica. Eso se materializó con la firma de los
ocho instrumentos y ahora corresponde hacerlos efectivos.
Entonces los principales temas a tratar en la visita de Estado del
presidente mexicano son estos acuerdos, cómo vamos a hacer planes de acción
en cada una de las materias estratégicas que decidimos avanzar, explicó.
“Pero también creo que Cuba y México se encuentran en un nivel muy
interesante a nivel doméstico, y ese momento significa reformas”.
“Las de México son las aprobadas en 2013 -laboral, educativa, energética, de
Comunicaciones, entre otras-, que permitirán un país más productivo y con un
crecimiento sostenido, y que con ese crecimiento estemos en mejores
posibilidades de darles más oportunidades a la población y combatir la
pobreza”.
Por el lado de Cuba, esas reformas significan la actualización de su modelo
económico, en el cual México quiere ser un compañero y un apoyo para la
isla, desde luego, siendo sumamente respetuoso de las características de
este proceso. México quiere ser un socio, un amigo que esté acompañando,
expuso.
Por eso, un tema central del diálogo que van a tener ambos presidentes será
toda la coyuntura en la que estos países se encuentran.
Peña Nieto seguramente estará muy interesado en conocer cómo su homólogo
cubano ve la actualización de su modelo, y Raúl Castro en saber el modo en
que su par mexicano evalúa las reformas en México, así como todos los retos
que tiene cada nación hacia adelante, manifestó.
“Estamos en un momento de gran cercanía y coincidencias, en lo personal me
ilusiono mucho con eso, porque los dos pueblos son entrañables mutuamente”.
“También hay muchas coincidencias en lo referente a paz y seguridad. Ambos
países tienen tradición de trabajar a favor de esos asuntos en la región”.
Tienen historia por ser mediadores en conflictos del área, Cuba lo ha hecho
como sede del proceso de paz en Colombia, México lo hizo históricamente en
Centroamérica y estamos dispuestos a seguir haciéndolo en cualquier latitud.
Entonces los temas de paz y los sociales igualmente nos unen en el ámbito
bilateral, concluyó la vicesecretaria.
arb/jgs/mar

PL-144