tutankamónFalta de corazón, el miembro erecto y la piel cubierta de una sustancia negra. Estas anomalías que presentaba la momia de Tutankamón podrían deberse a una lucha religiosa en el Egipto antiguo, cree una científica.

La momia del niño faraón ofrece muchos misterios que los científicos llevan años intentando resolver. Salima Ikram, profesora de la Universidad Americana en El Cairo, cree que la explicación podría ser la intención de presentar a Tutankamón como Osiris, el dios de la resurrección y símbolo de la fertilidad.

En particular, el momificado pene erecto podría representar la fuerza regenerativa de Osiris en su apogeo, señala la investigadora. La falta del corazón en el cuerpo de Tutankamón podría ser la referencia a la muerte de Osiris: según los mitos egipcios, lo mató su hermano Seth, lo desmembró y enterró su corazón.

El líquido negro que cubre el cuerpo de Tutankamón también podría ser usado para hacer la piel del faraón más oscura como la de Osiris (a menudo representado con piel verde o negra), señala Ikram, que publicó sus ideas en la revista ‘Études et Travaux’.

Todo ello podría ser un intento de acabar con la revolución religiosa que implementó el padre de Tutankamón, el faraón Akenatón, que prohibió los cultos de los dioses egipcios y estableció el culto del único dios Atón. Después de su muerte los antiguos cultos fueron restablecidos y Akenatón llegó a ser considerado un traidor. En aquel tiempo difícil los sacerdotes podrían considerar que un entierro típico para faraones no era suficiente para Tutankamón e intentaron subrayar su asociación con Osiris de todas las maneras posibles, escribe Ikram.

(Tomado de Russia Today)