Según revela una carta descubierta recientemente, Johann Sebastian Bach descuidó notablemente sus funciones durante los últimos años de su vida. ¿Lo hizo conscientemente? ¿Qué le sucedía al renombrado compositor?

Festival de Bach en Leipzig.

Festival de Bach en Leipzig.

¿Estaba Bach hastiado de sus actividades, padecía acaso de una disminución de la vista o, sencillamente, dosificó conscientemente sus fuerzas? Una carta encontrada por científicos del Archivo Bach, con sede en Leipizig, ha sorprendido a los estudiosos. El musicólogo Michael Maul descubrió en la ciudad sajona de Döbeln una solicitud de empleo datada en 1751, casi un año tras la muerte de Bach. En dicha carta, Gottfried Benjamin Fleckeisen, pupilo de Bach y exmiembro del coro de Santo Tomás de Leipzig, se postulaba para ocupar el cargo de Cantor en la iglesia de Döbeln. Fleckenstein asegura en su misiva que había desempeñado diversas funciones musicales “con éxito” en las iglesias de San Tomás y San Nicolás de Leipzig entre los años 1744 y 1746, años en que Bach era el máximo responsable musical de la ciudad.

Ensimismamiento y conflictos

Archivo de Bach en Leipzig en donde ahora reposa el documento descubierto por Maul.

Archivo de Bach en Leipzig en donde ahora reposa el documento descubierto por Maul.

Desde 1723 hasta su muerte, en 1750, Johann Sebastian Bach fue el Cantor de la iglesia de Santo Tomás y el encargado de la música religiosa en Leipzig. Durante aquel tiempo, se produjeron numerosos conflictos y acusaciones mutuas de “incompetencia e incumplimiento” entre Bach y la administración de la ciudad.

“Pero hay una gran discrepancia entre la fama mundial de la que goza la música de Bach y la persona del compositor”, dice a DW Michael Maul, que dirige el estudio del músico en el Archivo Bach. Aunque los historiadores siempre han partido de que Bach cumplió con sus obligaciones, a través de este nuevo documento puede inferirse que “el prefecto Fleckenstein lo reemplazó durante largo tiempo en todas sus funciones como cantor”, destaca Maul.

¿Cómo es posible que el renombrado músico hubiera permitido tal cosa cuando lucía el título honorario de “Compositor de la Corte Real de Sajonia”? Para Maul es “inexplicable” cómo el consejo de la ciudad de Leipzig pudo haber permitido que Bach figurara como Cantor titular, cuando era Fleckenstein quien realmente desempeñaba esas funciones.

Se sabe que, en algún momento, Bach perdió el privilegio de elegir a los miembros del coro. Y en 1749 sucedió algo que hoy día calificaríamos de mobbing: ante sus propias narices se organizó el concurso para designar a su sucesor. Pero, cabe preguntarse: ¿por qué había descuidado tanto el músico alemán sus responsabilidades? Algunos lo han querido justificar con que Bach, probablemente, padecía de burnout, un estado de agotamiento físico y psíquico.

Burnout, el mal de moda

El médico y musicólogo especializado en cantatas de Bach, Wolfram Görtz, advierte: “El burnout es difícil de diagnosticar. Y, si se trataba realmente de una depresión, Bach no hubiera podido componer como lo hizo durante sus últimos años de vida”. Görtz es coordinador de la consulta para músicos de la Clínica Universitaria de Düsseldorf.

Bach fue el más destacado director de los Thomaner, el coro de niños de Santo Tomás de Leipzig.

Bach fue el más destacado director de los Thomaner, el coro de niños de Santo Tomás de Leipzig.

Según Görtz, “las obras El arte de la fuga y la Misa en Si menor demuestran que Bach no sufría complejo de inferioridad ni había perdido las ganas de vivir”. Todo lo contrario, concluye Görtz: “A Bach le gustaba el trabajo rápido y efectivo. Amaba a las mujeres, sobre todo a la suya. Y, sobre todo, ¡Bach amaba la música!”

Una vida llena de vicisitudes y música

La explicación de Görtz para el retiro de Bach de la vida profesional es otra: “Su vista no era buena y, por ello, muy probablemente no podía desempeñar todas sus tareas diarias”. Una postura que también comparte el médico Peer Abilgaard, de la Clínica Helios, de Duisburg.

Abilgaard, quien también es profesor de “salud musical” en la Escuela Superior de Música y Danza de Colonia, recuerda que justamente Bach es un “fenómeno” en el manejo de grandes dificultades personales: “El músico quedó huérfano a los 9 años de edad, y a los 12 perdió a su más querido hermano. Su primera mujer también murió temprano. Y, por si fuera poco, tuvo que sepultar a 10 de sus 20 hijos”.

Lo que probablemente hizo Bach fue administrar sus fuerzas y escoger, con la sabiduría que le daba su experiencia, qué hacer personalmente y qué delegar, cree el científico. Así, la pregunta debiera ser mejor: ¿cómo pudo Johann Sebastian Bach crear semejante obra, a pesar de tantas dificultades?

(Tomado de DW)