flagge-ecuadorEl Consejo Nacional Electoral (CNE) trabaja por garantizar que los comicios seccionales de febrero próximo, cuando los ecuatorianos elegirán a cinco mil 651 autoridades en todo el país, sean un ejercicio democrático y transparente.

Según Roxana Silva, consejera del CNE, la entidad se ha esmerado en montar un sistema novedoso para este tipo de elecciones en el país suramericano.

Por primera tendremos un conteo rápido de votos en unas elecciones seccionales, y además las personas con discapacidad podrán ejercer el sufragio desde sus viviendas, como parte del nuevo método del voto en casa, apuntó Silva, en declaraciones a la prensa.

La funcionaria destacó que la observación internacional está garantizada por intermedio de las misiones que enviarán la Organización de Estados Americanos, la Unión de Naciones Suramericanas, y la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, entre otros bloques regionales.

Grupos parlamentarios y electorales de Cuba, Rusia, Corea del Sur, India, Sudáfrica, España, y de la Liga Árabe también han sido invitados a observar los comicios del 23 de febrero próximo, fecha en que se elegirán a 23 prefectos o gobernadores, 221 alcaldes, mil 305 concejales urbanos y cuatro mil 079 vocales de juntas parroquiales.

De acuerdo con la funcionaria del CNE, es la primera vez también que se escogerá una cifra tan elevada de autoridades en todo el país, y se espera que el índice de abstencionismo ronde el 14 por ciento, cinco puntos menos que el registrado en las elecciones presidenciales de febrero de este año.

En Ecuador, el sufragio es obligatorio para los mayores de 18 años, aunque los jóvenes con más de 16 años, las personas con discapacidad o mayores de 65 años, los integrantes de las fuerzas armadas y la Policía Nacional, y los presos sin sentencia, pueden ejercer el llamado voto facultativo.

El padrón electoral registra actualmente a 11 millones 600 mil ecuatorianos con derecho al voto

(Con información de Prensa Latina)