El Papa Francisco saluda a los fieles antes de oficiar el rezo del Ángelus desde un balcón de su apartamento sobre la Plaza de San Pedro del Vaticano. Foto: EFE.

El Papa Francisco saluda a los fieles antes de oficiar el rezo del Ángelus desde un balcón de su apartamento sobre la Plaza de San Pedro del Vaticano. Foto: EFE.

El papa Francisco explicó que la “visión endulzada y de cuento” que se tiene de la Navidad no es la que aparece en el Evangelio, durante la celebración del rezo del Ángelus en la Plaza de San Pedro.

También denunció la persecución de los cristianos en varias partes del mundo.

“¿No tenéis miedo de la lluvia?”, bromeó el papa dirigiéndose a los fieles, hoy solo algunos centenares, que esperaron bajo una intensa lluvia en la Plaza de San Pedro.

Después Francisco explicó que hoy se celebra San Esteban, que fue el primer mártir de la Iglesia, y recordó su martirio lapidado y cómo perdono a sus agresores en el momento de su muerte.

El pontífice argentino explicó que “la fiesta San Esteban está en plena sintonía con el profundo significado de la Navidad, ya que en el martirio a la violencia ha ganado el amor”.

“La memoria del primer mártir disuelve la falsa imagen de la Navidad, esta imagen de cuento, endulzada, que en el Evangelio no existe”, explicó.

Jorge Bergoglio aseveró que “en la Liturgia se lee el sentido auténtico de la encarnación, vinculando el Belén al Calvario y recordando que la salvación divina implica la lucha al pecado y que pasa a través de la cruz”.

Al respecto, Francisco pidió rezar por “los cristianos que sufren discriminación por testimoniar Cristo y el Evangelio”.

“Hermanos y hermanas que como San Esteban son acusados injustamente y son objeto de violencia de varios tipos. Esto ocurre especialmente donde la libertad religiosa no se garantiza o no se puede realizar plenamente”, dijo.

Pero también denunció que “en países y ambientes en los que se dice que se tutela la libertad y los derechos humanos, sin embargo los creyentes y especialmente los católicos encuentran limitaciones y discriminaciones”.

“A pesar de que el cristiano esto se lo espera, en el plano civil esta injusticia tiene que ser denunciada y eliminada”, agregó.

El papa terminó su alocución de hoy pidiendo que esta Navidad suscite un “generoso compromiso de amor y que en el interior de las familias y de las varias comunidades se viva este clima de fraternidad y de entendimiento que tanto ayuda al bien común”.

(Con información de El Universal)