El intérprete junto al presidente Barack Obama, durante el funeral de Mandela.

El intérprete Tamsanqa Jantjie (a la izquierda), junto al presidente Barack Obama, durante el funeral de Mandela.

El polémico intérprete de lengua de signos del funeral del expresidente Nelson Mandela celebrado el 10 de diciembre en Johannesburgo, Tamsanqa Jantjie, ha asegurado desde el hospital psiquiátrico donde se encuentra que él es “un gran farsante”.

“Aunque me llamen farsante, soy un gran farsante porque expuse lo que está pasando en el Gobierno y el sistema”, ha exclamado Jantjies, en un vídeo en el que aparece con una camiseta con el logo del hospital psiquiátrico en el que ha estado ingresado dirigiéndose a voz en grito desde la acera a unos sudafricanos que están dentro de un coche.

El vídeo, difundido en la red social Facebook y recogido por el diario sudafricano ‘Mail and Guardian’, muestra al intérprete defendiendo con vehemencia su actuación durante el funeral de ‘Madiba’ en el estadio Soccer City de Johannesburgo.

Tras su polémica actuación en Soweto, Jantjies admitió que estaba bajo tratamiento médico por esquizofrenia y que había sufrido un brote de la enfermedad durante el funeral.

Días después, fue ingresado en el hospital psiquiátrico Sterkfonteint. En el vídeo, Jantjies se percata de que está siendo grabado y le pide al hombre que lo hace que no difunda el video porque “podría llegar a cualquier lugar”.

Los hombres le aseguran entonces que no lo distribuirán. Jantjies subraya en la grabación que es un defensor de las personas con discapacidades.

“Hoy estoy aquí… Nuestra gente está ahí fuera sin sillas de ruedas. No había nadie con silla de ruedas en ese estadio mientras yo estaba traduciendo y entonces me dices que estoy equivocado. ¿Qué es lo correcto si yo estaba equivocado?”, pregunta el intérprete.

Tamsanqa Jantjie en el hospital psiquiátrico.

Tamsanqa Jantjie en el hospital psiquiátrico. Foto: Mail and Guardian/ Sudáfrica.

Según despachos de prensa, el intérprete falso de lenguaje de señas en el servicio fúnebre de Nelson Mandela, estaba entre un grupo de personas que quemaron vivos a dos hombres hallados con un televisor robado.

La turba la prendió fuego a neumáticos colocados en el cuello de la víctimas, dijeron a The Associated Press un primo y tres amigos del intérprete.

Pero Thamsanqa Jantjie nunca fue enjuiciado por los homicidios en 2003 -porque las autoridades lo consideraron no apto para un juicio- pero los otros sospechosos fueron procesados en 2006.

El fiasco (fracaso) de la interpretación provocó el inició de una pesquisa para ver cómo fue posible que ocurriera.

Su recuento del crimen coincide con la descripción del hecho y las consecuencias para Jantjie que él relató en una entrevista publicada por el periódico Sunday Times de Johannesburgo.

(Con información de agencias)