Enrique Peña, presidente de México, promulga la Reforma Energética. Foto: Telesur.

Enrique Peña, presidente de México, promulga la Reforma Energética. Foto: Telesur.

La polémica reforma energética mexicana, que ya fue declarada constitucional por la Comisión Permanente del Congreso tras una rápida aprobación en los estados, será promulgada por el presidente de esa nación, Enrique Peña Nieto, el pasado viernes.

La promulgación se realizará en la Residencia Oficial de Los Pinos (sede de Gobierno) a las 12:30, hora local, con la intervención de los presidentes de las mesas Directivas del Senado, Raúl Cervantes, y de la Cámara de Diputados, Ricardo Anaya.

Asimismo, asistirán autoridades estatales, empresarios y legisladores del gobernante y Partido Revolucionario Institucional (PRI) y del conservador Partido Acción Nacional (PAN).

La reforma energética recibió la declaratoria de constitucionalidad por parte de la Comisión Permanente hace dos días, tras tener el aval de 24 legislativos locales.

La declaratoria era el último paso administrativo para alcanzar la publicación por parte del Ejecutivo federal.

El Presidente, promotor de la polémica iniciativa, afirmó durante una visita oficial a Turquía, que la Reforma será “de alto impacto y gran trascendencia para el desarrollo del sector en el país, además de asegurar que la energía sea más barata para la población en general”.

No obstante, la propuesta ahora declarada constitucional, es rechazada en diferentes sectores de la sociedad, así como en las formaciones políticas de izquierda, pues sostienen que abre las puertas al capital extranjero para apoderarse de los recursos energéticos del país.

El miércoles, el Partido de la Revolución Democrática (PRD) presentó el Plan de acción en defensa del petróleo, que fue suscrito por organizaciones civiles y varias fuerzas políticas. Uno de los siete puntos del plan rechaza categóricamente la recién aprobada reforma por ser “entreguista, antipatriota y violar el espíritu de la carta magna, al comprometer el desarrollo independiente, justo, sustentable y soberano del país”.

El líder moral del PRD, Cuauhtémoc Cárdenas, convocó a la ciudadanía a sumarse a esta campaña desde ahora hasta el primer domingo de julio de 2015, con el objetivo de echar atrás la reforma por medio de una consulta popular.

Según el PRD, los cambios a los artículos 25, 27 y 28 de la carta marga son un retroceso a la época que antecedió a la expropiación petrolera de 1938 para dar paso a un nuevo colonialismo con la pérdida de la soberanía nacional.

La Reforma Energética se convirtió en la legislatura que más rápido fue avalada. Sólo necesitó 83 horas para que se leyera, discutiera y aprobara en las entidades federativas, mientras que afuera de las sedes parlamentarias locales se produjeron protestas y hubo fuertes cercos de seguridad.