ELas Fuerzas Armadas Revolucionarias deColombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) defendieron este viernes en La Habana, Cuba, la realización de una Asamblea Constituyente en esa nación como medio de lograr reformas estructurales.

No queremos cambios cosméticos, sino reformas estructurales que el pueblo deberá refrendar asumiendo de manera plena su poder creador y su condición de soberano, para lo cual no hay manera diferente que la realización de una Constituyente, señalaron.

La administración de Juan Manuel Santos no apoya esta postura y es partidaria de utilizar el referendo como herramienta para validar un posible acuerdo final con el grupo armado.

El jefe de la delegación insurgente a las pláticas, Iván Márquez, presentó 12 propuestas mínimas sobre este tema, en las cuales, a grandes rasgos, apoya la participación popular en la construcción de una nueva Constitución.

Esas iniciativas también recogen un posible diseño normativo, propósitos y principios, composición, convocatoria y alcances legislativos de la Constituyente, entre otras cuestiones.

Márquez también criticó la lucha contra el narcotráfico que desarrolla el ejecutivo, una guerra que al final se hace a las comunidades rurales para despojarlas de la tierra y abrirle paso a las multinacionales, denunció.

Según el guerrillero, para hallar solución al uso de los cultivos ilícitos debe comenzar a entenderse que este es un problema social y que no se resolverá por la vía militar.

El jefe de la delegación de las FARC hizo estas declaraciones hoy en el cierre de la última ronda de pláticas del 2013, en las cuales ambas partes buscan una solución al tema de las drogas, tercer punto de seis que tiene la agenda de los diálogos.

Durante el actual año la mesa logró acuerdos parciales sobre la cuestión agraria y en lo referido a la futura participación política de la guerrilla en la vida civil de Colombia.

Las conversaciones serán reanudadas el 13 de enero del próximo año.

(Con información de PL)