londres derrumbe de discoteca

Las autoridades británicas dijeron que casi 90 personas habían resultado heridas este jueves debido al derrumbe de parte del techo en un concurrido teatro de Londres, paralizando el distrito de West End, donde se encuentran gran parte de los locales de ocio de la ciudad.

El público sufrió la caída de la mampostería y escombros en el incidente en el teatro Apolo, donde unas 720 personas, incluidas muchas familias, acudían a la representación de la popular obra de “El curioso incidente del perro a medianoche”.

Los servicios de emergencias dijeron que 88 personas resultaron heridas. Mientras que 81 de ellos salieron por su propio pie, muchos con heridas en la cabeza, otros siete fueron trasladados al hospital con lesiones más serias.

Nick Harding, del Departamento de Bomberos de Londres, dijo que una sección ornamental de escayola del techo que medía unos 10 metros por 10 metros, había caído sobre el público que disfrutaba de la representación.

“El techo se llevó con él parte de los palcos”, dijo. “Todo el mundo está fuera del edificio y todo el mundo está a salvo”, agregó, confirmando que no hubo víctimas mortales.

Señaló que era demasiado pronto para hacer especulaciones sobre las causas, pero la policía dijo que no había indicaciones de que fuera obra de algún acto o ataque deliberado.

Tampoco había indicios de que las fuertes tormentas que se habían registrado esa misma tarde fueran las causantes y las investigaciones continuaban, dijo Harding.

Los testigos dijeron que habían visto de repente derrumbarse el techo del auditorio de cuatro pisos durante la actuación, lo que hizo cundir el pánico cuando se dieron cuenta de que no era parte de la obra.

“Vimos desplomarse el techo y cayó sobre las butacas. Había polvo por todas partes y la gente gritaba”, dijo a Reuters Steve George, de 29 años, que estaba sentado en la parte superior del teatro.

Los vehículos de emergencias bloquearon la Avenida Shaftesbury en el corazón de la zona de teatros de Londres, repleta de gente que salía a celebrar una de las noches más animadas del año en la semana antes de Navidad.

“La gente corrió hacia aquí toda cubierta de polvo”, dijo Thomas Asihen, director de un restaurante McDonald’s ubicado en el mismo bloque.

Los heridos en el teatro Apollo, que abrió sus puertas en febrero de 1901, fueron trasladados al cercano teatro Gielgud, mientras que se usó un autobús para transportar a los que necesitaron tratamiento hospitalario.

(Con información de Reuters)