Avion mercenario derribado en Playa Giron.

Avion mercenario derribado en Playa Giron.

El gobierno estadounidense mantuvo su negativa a divulgar un viejo informe secreto interno de la CIAsobre su participación en la fracasada invasión de Girón, Cuba, en 1961. Según el sitio digital Progreso semanal, el 12 de diciembre un abogado del gobierno del presidente Barack Obama dijo al Tribunal Federal de Apelaciones para el Circuito del Distrito de Columbia que aún no es hora de hacer público el documento.

La historia oficial de la Invasión de Bahía de Cochinos, clasificada como top secret, fue elaborada a lo largo de nueve años por el entonces historiador de la agencia, Jack Pfeiffer.

Cuatro volúmenes ya fueron abiertos gracias a presiones de la organización privada Archivo de Seguridad Nacional, amparada en la Ley de Libertad de Información (FOIA), pero el quinto, que trata de la propia investigación interna de la CIA acerca de la invasión, permanece en secreto.

El paso del tiempo no ha hecho posible su divulgación, argumentó el fiscal asistente federal Mitchell P. Zeff al Tribunal del Distrito de Columbia.

Según Progreso, los jueces parecieron un tanto escépticos acerca de las dramáticas aseveraciones de la administración Obama sobre el caso que mantiene en la sombra uno de los episodios más oscuros de la política exterior en el que la CIA jugó un papel determinante.

Al respecto la jueza Judith W. Rogers puntualizó que la capacidad de la agencia para exceptuar ciertos documentos de la FOIA no es infinita, mientras otro miembro del panel, el magistrado Brett M. Kavanaugh, alertó que ya es tiempo para su divulgación.

Agregó que los registros de la Convención Constitucional de 1787 permanecieron sellados durante 30 años y puntualizó que la ley sobre los registros presidenciales especifica que se hacen públicos 12 años después de que el presidente termine su mandato.

Thomas Blanton, director ejecutivo del Archivo de Seguridad Nacional, abordó los retos sustanciales que enfrenta esa organización para acceder a documentos que la ley autoriza.

En 2011 el investigador Peter Kornbluh obtuvo los primeros cuatro volúmenes de la historia que cuentan, entre otras, las maniobras de la CIA para obtener de forma encubierta el uso de una estación aérea inactiva en Opa-Locka, Florida, del Cuerpo de Infantería de Marina.

Pfeiffer criticó en el quinto volumen un informe de más de 400 páginas resultado de una investigación del inspector general de la CIA y esa es la información que la Casa Blanca se niega a divulgar.

(Con información de Prensa Latina)