Díaz Canel en cumbre del alba dic 2013

El ALBA registra hoy una trayectoria ascendente, un avance hasta una unidad integradora, en el ámbito político económico y social, destacó el Primer Vicepresidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, al intervenir en la Cumbre Extraordinaria ALBA-Petrocaribe en la que participan dignatarios que representan a 22 países de América Latina y el Caribe.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, instaló este martes en Caracas la II Cumbre Extraordinaria de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA)-Petrocaribe, con vistas a evaluar las acciones para la integración regional, y en sus palabras de apertura destacó que el bloque ya trascendió los ámbitos económicos y políticos para convertirse en un mecanismo realmente humano en el área.

Al conducir la reunión —cuyos participantes rindieron tributo previamente al Libertador Simón Bolívar en el 183 aniversario de su muerte—, Maduro se refirió a la opción de formar una zona económica ALBA-Petrocaribe y el Mercado Común del Sur (Mercosur), con posibilidades de presentar una propuesta en la venidera Cumbre de la instancia suramericana.

Al expresar la posición de Cuba, Díaz-Canel apuntó precisamente la vigencia y alcance del ideario bolivariano, que lo convierte en referente para la obra presente y futura, al conmemorar este 17 de diciembre el 183 aniversario de la desaparición física del Libertador, rindiéndole un homenaje que obligaba a recordar al comandante Hugo Chávez Frías, quien junto con Fidel y otros líderes progresistas de la región inauguraron una nueva época.

En nombre de Cuba, el primer vicepresidente cubano, apoyó las valiosas propuestas que ha hecho Venezuela al convocar a esta reunión como la creación de la Universidad de la Salud, y entregó el saludo entrañable y revolucionario de todo el pueblo cubano, del invencible Comandante Fidel Castro y del Presidente Raúl Castro.

Díaz-Canel aseguró que en la relación económica nueva que se propone entre países diferentes, se cristalizan los sueños de Bolívar y de Chávez y son expresión de esta América Nuestra nueva que avanza hacia su liberación definitiva.

La creación de mecanismos autóctonos de integración, puramente latinoamericanos, son un modo de cristalización de estos idearios, agregó, y Cuba está convencida de que toda transformación como la que nos proponemos en el marco de Petrocaribe y el ALBA pasa por la unidad, como un paso de enfrentarnos al colonialismo y el neoliberalismo en la región, afirmó al referirse a las propuestas de integración presentes en el encuentro.

Hemos logrado una integración basada en principios, agregó, y puntualizó que Cuba esta convencida de que todo el avance del ALBA pasa por la unidad entre nuestros países y la necesaria dentro de cada país.

Fue ese, dijo, el último llamado que antes de partir hizo el Comandante Chávez cuando expresó unidad, unidad y unidad, y ese es el llamado que ha hecho Raúl a la región como presidente de la Celac.

A esa cualidad, subrayó, ha rendido homenaje el mundo hoy en día cuando rindió homenaje a Nelson Mandela. Acotando que sin unidad interna nuestros pueblos se dispersarán, nuestros gobiernos serán derrotados o se doblegarán; por eso, alertó, los enemigos trabajan para dividirnos con falsas promesas.

La preservación de lo alcanzado requerirá de un esfuerzo permanente, advirtió al tiempo que consideró la necesidad de implementar proyectos viables que beneficien a nuestros pueblos

El fortalecimiento de la institucionalidad del ALBA constituye un paso necesario para la puesta en marcha de nuestros proyectos y la eficacia de nuestra alianza, destacó.

También celebró a Petrocaribe que, apuntó, registra importantes resultados en materia social y económica.

Cuba apoya el vínculo del ALBA con Petrocaribe convencido de que redundará al fortalecimiento de la Celac, dijo Díaz-Canel, quien aseguró que el ALBA se consolida como bloque integrador.

En sus palabras a esta Cumbre Extraordinaria ALBA-Petrocaribe, invitó a los dignatarios presentes a su participación en la segunda cumbre de la Celac que se celebrará en La Habana del 25 al 28 de enero próximo.

Llamó a preservar ese espacio como mecanismo de concertación regional.

Además, Díaz-Canel expresó la profunda convicción de que no puede haber integración verdadera si persisten las desigualdades sociales, el hambre y la miseria que azotan a la región, y al respecto citó las proféticas palabras de Fidel de que las campanas que hoy doblan por los que mueren de hambre doblarán mañana por la humanidad entera.

Concluyó sus palabras felicitando a Venezuela por el resultado de las elecciones municipales y el respaldo que significa del pueblo, y agradeció a Venezuela la hospitalidad y por la exitosa Cumbre que fortalecen los lazos indestructibles de amistad y solidaridad. «Cuenten con Cuba», aseguró el Primer Vicepresidente cubano Miguel Díaz Canel.

En la reunión ALBA-Petrocaribe se evaluaron las acciones por la integración regional y se aprobarán acciones para lograr una economía complementaria, sobre todo enfocada en una zona económica Alba-Mercosur-Petrocaribe, y el presidente venezolano Nicolás Maduro, se refirió a la opción de formar una zona económica ALBA-Petrocaribe y el Mercado Común del Sur (Mercosur), con posibilidades de presentar una propuesta en la venidera Cumbre de la instancia suramericana.

En ese sentido, recordó que de conjunto los tres esquemas cuentan con 23 países latinoamericanos y 408 millones de habitantes, distribuidos en 13 260 000 kilómetros cuadrados.

Respecto a la economía, resaltó que el Producto Interno Bruto (PIB) total sería de tres billones (millón de millones) 887 000 millones de dólares, algo así como la cuarta economía del mundo, añadió Maduro.

Petrocaribe, creado en 2005, lo integran Antigua y Barbuda, Bahamas, Belice, Cuba, Dominica, Granada, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, Nicaragua, República Dominicana, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Surinam y Venezuela.

Mientras, el ALBA agrupa a Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua, Dominica, Santa Lucía, Ecuador, San Vicente y las Granadinas y Antigua y Barbuda.

(Tomado de Juventud Rebelde)