En un artículo publicado en The Guardian con la autoría de Jhonathan Watts, bajo el título de “El presidente de Uruguay Pepe Mujica, sin palacio, sin caravanas, sin florituras” (Uruguay’s president José Mujica: no palace, no motorcade, no frills), con motivo de la legalización de la marihuana (cannabis) en Uruguay, el articulista expone que el presidente José “Pepe” Mujica, rechaza que lo etiqueten como “el presidente mas pobre del mundo”.

Si alguien puede afirmar que predica con el ejemplo en una época de austeridad, ese es José Mujica, presidente de Uruguay, que ha renunciado a un palacio estatal en favor de una casa de campo, dona la mayor parte de su sueldo a proyectos sociales, vuela en clase turista y maneja un viejo Volkswagen escarabajo. Vive austeramente en su casa de campo, acompañado de su esposa Lucía Topolansky y de su perra de solo tres patas, Manuela.

Pero al ex guerrillero, claramente le disgusta que le llamen “el presidente más pobre del mundo”, y lo rechaza -tanto como le gustaría que otros adoptaran un estilo de vida más sobrio- el presidente, de 78 años, ha estado en la política el tiempo suficiente para reconocer la locura de pretender ser un modelo para nadie.

“Si le pidiera a la gente que viva como yo vivo, me matarían”, dijo Mujica, durante una entrevista en su pequeña pero acogedora casa de un dormitorio, en medio de campos de crisantemo, en las afueras de Montevideo.

El hombre, que es más conocido como Pepe dice que aquellos que lo consideran pobre, no entienden el significado de la riqueza. “Yo no soy el presidente más pobre. Los más pobres son los que necesitan mucho para vivir”, dijo. “Mi estilo de vida es una consecuencia de mis heridas. Yo soy el hijo de mi historia. Ha habido años en los que yo habría sido feliz con sólo tener un colchón”.

El presidente es un ex miembro del grupo guerrillero Tupamaros, que fue famoso en la década de 1970, por asaltos a bancos, secuestros y por distribuir comida robada y dinero entre los pobres. Fue baleado por la policía en seis ocasiones y pasó 14 años en una prisión militar, muchos de ellos en condiciones de mazmorras.

Desde que se convirtió en líder de Uruguay en 2010, sin embargo, ha sido aclamado en todo el mundo por vivir dentro de sus posibilidades, denunciando el consumo excesivo y por implementar políticas sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo, el aborto y la legalización del cannabis (marihuana) que han reafirmado a Uruguay como el país más liberal socialmente, en América Latina.

Las alabanzas le llueven desde todos los lados del espectro político. Pero Mujica ha recibido un honor mas raro aún. Según The Guardian, puede ser el único líder de izquierda en el planeta, en ganarse el favor del periódico conservador del Reino Unido, Daily Mail, que lo elogió en un artículo publicado el 16 de Noviembre, donde destaca que “El carismático presidente uruguayo José Mujica, se ha negado a adaptar su estilo de vida para que coincida con los símbolos de riqueza que conlleva ser la figura más poderosa del país y todavía vive en su granja y contrasta su austero estilo de vida, con el de muchos políticos en el Reino Unido, que inflan sus gastos para aumentar sus ingresos”.

¡Honor a quien honor merece! Pepe.

[Fuente: APORREA.ORG]

Anuncios