La Revolución cubana ha concedido a la infancia la máxima prioridad entre todos sus proyectos, tanto en el aspecto sanitario como educacional; por ello la constitución de la república, nuestra primera ley, establece en el artículo 40 del capítulo V: ? La niñez y la juventud disfrutan de particular protección por parte del estado y la sociedad. La familia, la escuela, los órganos estatales y las organizaciones de masas y sociales tienen el deber de prestar especial atención a la formación integral de la niñez y la juventud?. Cienfuegos, Cuba, 10 de diciembre de 2013. AIN FOTO/Modesto GUTIÉRREZ CABO/La revolución cubana ha concedido a la infancia la máxima prioridad entre todos sus proyectos, tanto en el aspecto sanitario como educacional; por ello la constitución de la república, nuestra primera ley, establece en el artículo 40 del capítulo V: ? La niñez y la juventud disfrutan de particular protección por parte del estado y la sociedad. La familia, la escuela, los órganos estatales y las organizaciones de masas y sociales tienen el deber de prestar especial atención a la formación integral de la niñez y la juventud?. Cienfuegos, Cuba, 10 de diciembre de 2013. AIN FOTO/Modesto GUTIÉRREZ CABOPor Dai Liem Lafá Armenteros

La Habana, a 24 años de ratificar la Convención de los Derechos del Niño, Cuba muestra avances que van más allá y abarcan la salud y educación, señaló Begoña Arellano, representante del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en la nación caribeña.

En declaraciones a la AIN, la funcionaria resaltó que Cuba fue uno de los primeros países en firmar también otros protocolos facultativos adicionales, y tiene programas y políticas gubernamentales protectoras y garantes de los derechos infantiles.

Sin embargo –destacó-, quedan algunos retos para armonizar la Convención con las legislaciones, establecer mejor coordinación de los sistemas de protección, y fortalecer los espacios de participación real, sobre todo de los adolescentes.

Debe favorecerse que ellos puedan opinar más de todos los aspectos, programas y políticas que los afectan, precisó Arellano.

En un panel efectuado en la Asociación Cubana de Naciones Unidas con motivo del Día de los Derechos Humanos, la representante de UNICEF mencionó que en Latinoamérica solo Venezuela, Costa Rica y Uruguay prohíben en su legislación todas las formas de violencia contra niños y niñas, desafío pendiente para las demás naciones.

Ana Isabel Peñate, subdirectora del Centro de Estudios de la Juventud, abogó por inculcar más en infantes y adolescentes el conocimiento de sus derechos, encargo que recae fundamentalmente en la familia y la escuela.

Educar en derechos humanos –resaltó-, contribuye a preparar a los ciudadanos para entender las políticas internas y externas desarrolladas por el Estado y el Gobierno.

También facilita concertar el diálogo intergeneracional, educar en valores, elevar la cultura jurídica y la formación ciudadana.

Ana Audivert, especialista del Ministerio de Justicia, recordó que el Código de la Niñez y la Juventud tiene que atemperarse a las transformaciones acontecidas en el país, en tanto se actualiza el Código de Familia.

Por otro lado, reafirmó la voluntad demostrada por el gobierno revolucionario de legitimar a través de la Constitución, programas, políticas y leyes los derechos de los cubanos y cubanas, sin distinción de origen, raza, sexo o credo.