mandela sidaLas ceremonias fúnebres del expresidente Nelson Mandela son de una magnitud sin precedentes, indicaron fuentes del gobierno sudafricano, que esperan la visita esta semana de medio centenar de delegaciones extranjeras.

Portavoces de la sede ejecutiva en Union Buildings precisaron que han tenido que emplearse a fondo para coordinar los diferentes programas de seguridad, suministros de logística, y la planificación de una operación masiva que involucra a múltiples departamentos.

Con la atención del mundo en Sudáfrica, el gobierno tiene que garantizar el buen funcionamiento de eventos en los que miles de personas, dignatarios extranjeros y medios de comunicación estarán presentes, subrayó un comunicado estatal.

Las principales jornadas ceremoniales son el funeral de Estado en Qunu, tres días de exhibición pública de los restos de Madiba en Pretoria, y un acto homenaje masivo en el Estadio FNB de Johannesburgo, mañana martes.

Se calcula que unos dos mil 500 periodistas locales y extranjeros buscarán acreditación para cubrir las diversas actividades.

El ministro de la Presidencia, Collins Chabane, explicó que debido al gran volumen de actos y programas se convocaron brigadas adicionales del Servicio de la Policía de Sudáfrica, de la Fuerza de Defensa Nacional y de la Policía Metropolitana para supervisar el orden público.

Chabane aseguró que el gobierno liderado por el presidente Jacob Zuma se mantiene en estrecho contacto con la viuda e hijas de Mandela para garantizar que todos los eventos se ajusten a los deseos de la familia y sean culturalmente aceptables, dijo.

El Ministro aclaró que no podía estimar cuántas personas asistirían a la ceremonia conmemorativa en el estadio FNB, pero dijo que esa instalación solo puede albergar a unos 70 mil individuos.

Un total de 53 jefes de Estado han confirmado su asistencia a la monumental despedida oficial de Nelson Mandela, dijo el domingo la ministra de Relaciones Internacionales, Maite Nkoana-Mashabane.

No hemos enviado ninguna invitación, a cada cual le debe corresponder la opción de acudir o no al ceremonial, comentó Nkoana-Mashabane.

El hecho de que tantos líderes estatales estén dispuestos a viajar hasta Sudáfrica en un plazo tan corto de tiempo refleja que Madiba ocupa un lugar especial en los corazones de muchas personas en el mundo, dijo la funcionaria. Un Día Nacional de Oración y Reflexión enlazó la víspera a todos los sudafricanos, y a miles de ciudadanos extranjeros en este país, en recordación del legendario líder antirracista Nelson Mandela, fallecido la semana anterior.

La jornada dominical fue dedicada a asistir a iglesias, templos o sinagogas para celebrar la vida de Madiba y, a través de él, la de los demás sudafricanos que sacrificaron mucho por la dignidad de la nación austral, explicaron ciudadanos.

Dirigentes del Congreso Nacional Africano (CNA) recordaron que tres gigantes del activismo antiapartheid -Oliver Tambo, Walter Sisulu, y Mandela- murieron exactamente con un intervalo de 10 años de diferencia.

El expresidente del CNA Tambo, quien pasó más de 30 años en el exilio, falleció en 1993.

Y en 2003, murió en Johannesburgo en los brazos de su esposa Albertina, Walter Sisulu, quien había nacido en el mismo año de fundación del partido panafricanista: 1912.

El presidente Jacob Zuma, miembros del ejecutivo y altos representantes del CNA participaron en un servicio religioso en evocación a Nelson Mandela en la Iglesia Metodista Bryanston, de Johannesburgo.

Distintas confesiones religiosas y diversas formaciones cívicas de la sociedad facilitaron la realización de actividades de reflexión y espiritualidad durante este período de luto en las nueve provincias de Sudáfrica.

(Con información de Prensa Latina)