egiptoLos islamistas en Egipto se solidarizaron este miércoles con los activistas de varios grupos revolucionarios, de tendencia laica, que han sido detenidos durante las protestas reprimidas ayer por la policía en la capital, El Cairo.

Distintos grupos, que apoyan al depuesto presidente egipcio Mohamed Mursi, condenaron la actuación de las fuerzas de seguridad frente a la sede de la Cámara Alta del Parlamento, donde fue convocada una manifestación contra la nueva ley que restringe las protestas.

En un comunicado, Hamza Zawaba, portavoz del Partido Libertad y Justicia (PLJ), bazo político de los Hermanos Musulmanes, calificó la situación actual en Egipto de “clon desfigurado del régimen de Hosni Mubarak (1981-2011)”.

“Estas escenas trágicas de ataques a los activistas, con esa arrogancia de las fuerzas de seguridad que refuerza su completa impunidad, recuerda al régimen de Mubarak y su tiranía”, subrayó Zawaba.

El portavoz del PLJ insistió en que las protestas de los seguidores de Mursi han sido reprimidas durante todos estos meses y lamentó que la nueva ley trata de “amordazar y prohibir el derecho a manifestarse pacíficamente”.

La ley exige que se notifique a la policía con una antelación de tres a quince días cualquier convocatoria de protesta, además de incluir en ella los lugares por los que pasará la marcha, su fecha y sus demandas, así como los datos personales y de contacto de quienes organicen el acto.

Por su parte, el portavoz de los jóvenes de la Alianza de Defensa de la Legitimidad, que agrupa a islamistas, Diaa al Sawi, denunció que la represión fue “inaceptable” y que dicha ley “fracasó desde su inicio”.

También señaló que va a contactar a los jóvenes de otros grupos que están convocando manifestaciones en las calles para coordinarse y celebrar una gran marcha “contra la represión”.

Del mismo modo se expresaron anoche los Hermanos Musulmanes, que criticaron la “violencia brutal” usada en “la primera aplicación de la nueva ley”.

Para la cofradía, la norma ratificada el pasado domingo es “más represiva que cualquier regulación impuesta por Mubarak”.

En una nota, hicieron un llamamiento a todos los egipcios a “unirse y rechazar el regreso de la peor forma de dictadura”.

Las protestas de ayer, que no contaban con autorización, fueron dispersadas con cañones de agua y gases lacrimógenos por la policía, que arrestó a una treintena de personas.

Además, la Fiscalía General ordenó hoy la detención de dos destacados activistas -el cofundador del Movimiento Juvenil 6 de Abril Ahmed Maher y el bloguero Alaa Abdel Fatah- por convocar esas manifestaciones.

(Con información de EFE)