Por Mark Gongloff

Hola , ¿sabías que el sistema de salud estadounidense es terrible? Lo es. No dejes que John Boehner te diga lo contrary .

Si estás convencido, aquí es un gráfico que demuestra su espanto. Se muestra, con datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la cantidad de dinero que diferentes países gastan en atención de la salud por persona, comparado con la esperanza de vida en cada uno de esos países. Como se puede ver, hay una bastante estrecha relación entre el gasto en atención de salud y la esperanza de vida. Con excepción un país: Estados Unidos. ¿Puedes creer eso?

original

Sí, en este grupo de grandes países, los EE.UU. gastan de lejos más en atención sanitaria que cualquier otro. Y sin embargo, tiene una de las esperanzas de vida más bajas de los países desarrollados. La gente vive más tiempo en casi todos los países de Europa, incluyendo Grecia, donde la economía ha sido azotada por medidas de austeridad durante años.

“Lo que más me molesta no es que estamos solos en la derecha de ese gráfico, o incluso que estamos por debajo de lo que debería ser”, dijo en su blog Aaron Carroll, profesor de la Universidad de la Facultad de Medicina de Indiana. “Es que en todo siempre estamos solos. Y estamos gastando mucho, mucho, mucho más que todos los demás.”

Esto confirma lo que más o menos ya sabíamos acerca de  la terrible atención de salud en EE.UU.  Los EE.UU. ocupan el lugar 46 entre 48 economías desarrolladas en cuanto a eficiencia de la atención sanitaria, de acuerdo con un ranking de Bloomberg, por debajo de China, Irán, Colombia y, ya sabes , más o menos todos los demás.

¿Por qué nuestro sistema es tan terrible? En gran parte porque está construido con fines de lucro. A diferencia de muchos otros países, el gobierno no tiene ningún papel, ya sea en la prestación de atención o la fijación de precios, por lo que los precios se disparan. También es un sistema demasiado complicado para hacerse realidad, una de las razones por la que la Ley de Asistencia Asequible, la ley de reforma a la firma del Presidente Obama, ha tenido un mal comienzo.

La ley de salud se supone sea para ayudar con el problema de los costos. Pero se basa en el sistema privatizado existente, lo que significa que probablemente no habrá una diferencia significativa con la práctica precedente. Una opción pública, también conocido como plan de “pagador único”, ayudaría. Pero eso parece un sueño imposible -aunque quizás el torpe despliegue del Obamacare pueda acercarla a la realidad.

(Tomado de The Huffington Post. Traducido por Cubadebate)

Anuncios