petroleo-mar_0

Estados Unidos y Brasil serán dos importantes productores de hidrocarburos en los siguientes años, pero los países de Oriente Medio mantendrán el monopolio del mercado a partir de 2020, según un informe de la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

Este martes la AIE presentó su informe acerca de las perspectivas del sector energético mundial que cubre el período hasta 2035, año en que el consumo de crudo llegaría a los 101 millones de barriles diarios, impulsado por países emergentes, como China o la India.

El informe indica que la extracción de petróleo en las actuales explotaciones petroleras caerá en más de 40 millones de barriles diarios hasta 2035. Sin embargo, ello no supondrá una futura crisis energética, en parte gracias a EE.UU. y Brasil: la agencia estimó que las reservas mundiales de hidrocarburos crecerán gracias al descubrimiento de nuevos pozos y yacimientos ‘offshore’ de petróleo en Brasil, así como al desarrollo de hidrocarburos no convencionales en Estados Unidos, entre otros países.

“El aumento de petróleo no convencional y el gas de esquisto permitirá colmar el creciente abismo entre la demanda mundial de crudo y la producción de petróleo convencional”, asegura la AIE.

Estos nuevos recursos llamados “no convencionales”, convertirán a Estados Unidos en 2015 en el primer productor de hidrocarburos del mundo, proporcionándole la independencia energética y ventajas competitivas gracias a precios energéticos muy bajos.

Brasil, por su parte, también se convertirá en 2015 en exportador neto de petróleo, como resultado de los nuevos yacimientos descubiertos en aguas profundas y del bajo consumo interno, debido a que el Gobierno potencia el uso de los biocombustibles.

Sin embargo, pese a la revolución energética que vive Estados Unidos gracias a la explotación de fuentes no convencionales, como el gas de esquisto y el crudo ligero, esta situación “durará solo una década”, según la AIE, pues los mencionados recursos son escasos.

(Con información de AFP)

Anuncios