El presidente de Ecuador, Rafael Correa, examina el área contaminada por la explotación petrolera de Chevron. Foto: Archivo.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, examina el área contaminada por la explotación petrolera de Chevron. Foto: Archivo.

La Corte Nacional de Justicia de Ecuador ratificó la condena por daño ambiental contra la petroleraChevron de Estados Unidos, pero redujo a la mitad el monto de la indemnización que debía pagar y que superaba los 19 000 millones de dólares.

Chevron fue condenada en 2011 en la Corte de la provincia amazónica de Sucumbíos a pagar unos 9 500 millones de dólares, monto que se duplicaría si la petrolera no pedía públicamente perdón por los daños ambientales causados. La empresa no expresó las disculpas públicas exigidas, por lo que la cuantía definitiva que se le exigía se duplicó.

Sin embargo, la Corte Nacional de Justicia ecuatoriana eliminó la cláusula sobre la solicitud de perdón (daños punitivos), con lo que la cifra se redujo nuevamente a la mitad. Con esa decisión, la indemnización que deberá pagar la petrolera volvió a 8 646 millones de dólares, más el 10% que la ley obliga en concepto de reparación a favor del Frente de Defensa de la Amazonía, que congrega a los colonos e indígenas amazónicos que demandaron a Chevron.

Pablo Fajardo, abogado de los demandantes, recordó que el fallo de la CNJ es de “última instancia” y recibió con agrado que la Corte haya ratificado la condena contra la petrolera estadounidense, que se resiste a pagar la indemnización por considerar que el juicio en su contra en Ecuador es un “fraude” y obedece a un complot para perjudicar a sus intereses.

“Estamos felices por la sentencia que tenemos, es un gran paso, es una muestra de que la justicia sí funciona y que los pobres también tenemos derecho a la justicia”, añadió Fajardo que, no obstante, lamentó la reducción de la indemnización y afirmó que en los próximos meses se emprenderán procesos judiciales en otros países.

Por su parte, la empresa estadounidense destacó que considera “ilegítima” e “inejecutable” la sentencia en su contra que emitió la justicia de Ecuador por daños medioambientales, a pesar de que la indemnización fijada fue reducida a la mitad.

Según el analista internacional Alex Corrons, “Chevron no acata la justicia”, porque de hacerlo, quedaría sentado un precedente de debilidad ante los Gobiernos, y “esto no le interesa”.

“Lo que quieren es siempre mantener esa hegemonía y en realidad creen en el derecho superior de no atender a la justicia de ningún país, porque ellos son una multinacional. Si no pagan, el resto del mundodeberíamos alzar la voz para que se haga justicia contra una empresa que lo único que hace por el planeta es provocar daños ambientales y devastación”, indicó Corrons.

(Con información de EFE)