Cristiano-Ronaldo-2013-640x360

Frank Ribery manda en las apuestas y en los pronósticos. Cristiano Ronaldo ordena y dispone sobre el terreno de juego. Son los dos grandes aspirantes al premio. Lionel Messi se puede considerar casi descartado de la lucha final por su irregular rendimiento en los últimos meses, en parte como consecuencia de sus constantes lesiones, que le apartan, incluso, ahora de los terrenos de juego hasta el año próximo.

En esta edición del FIFA Balón de Oro, por primera vez, habrá cinco futbolistas finalistas entre los 23 seleccionados. Messi, Cristiano Ronaldo, Ribery e Ibrahimovic parecen candidatos seguros. La quintaplaza está abierta y Neymar, Robben y Lewandowski se presentan como sus máximos pretendientes.

Los votantes, seleccionadores y capitanes de todas las Federaciones afiliadas a la FIFA, más los corresponsales de France Football en todo el universo-fútbol deberán emitir su voto antes del 15 de noviembre, por lo que ni la repesca mundialista, ni el Mundial de clubes tendrán influencia en el premio.

MARCA analiza hoy cinco razones por las que Cristiano Ronaldo ha hecho méritos suficientes para hacerse merecedor del galardón, que ya ganó en 2008 siendo todavía jugador del Manchester United.

1. Se trata de un premio individual, no colectivo

Las competiciones nacionales e internacionales reconocen los méritos contraídos por los clubes; los premios individuales, como el FIFA Balón de Oro, reconocen, valoran o deben evaluar las actuaciones personales de los futbolistas a lo largo de todo el año y se contabiliza a caballo de dos temporadas regulares: el final de una, en este caso 2012-13 y el principio de la siguiente, 2013-14.

En este año natural ningún futbolista ha reunido los méritos y números particulares de Cristiano: 53 partidos (46 con el Real Madrid y 7 con Portugal) y 62 goles (56 de blanco y 6 con la roja de su país).

Ribery, el otro gran candidato, atesora 47 partidos y 20 goles (39/15 con el Bayern y 8/5 con Francia). Messi suma hasta el momento en lo que va de año 47 partidos (40 con el Barça y 7 con Argentina) y 45 tantos (39 y 6).

2. Los títulos de los clubes no son históricamente claves

Las apuestas tienen al francés Frank Ribery como principal candidato al oro porque son muchos los que consideran que los cuatro títulos ganados por el jugador francés con el Bayern de Munich: Champions (sólo marca un gol), Bundesliga, Copa y Supercopa de Europa deben ser definitivos para marcar la diferencia.

Sin embargo, hay precedentes bien recientes en la concesión de este premio, en los que los títulos colectivos no han servido para decidir el trofeo. Por ejemplo, en 2010, Messi fue primero en la clasificación por delante de Iniesta (segundo) y Xavi (tercero) cuando los tres habían conseguido con el Barcelona el mismo número de títulos y los dos jugadores españoles lucían un galardón más: nada menos que un campeonato del mundo que no ganó el argentino.

Dos años después ocurrió algo parecido. Messi ganó por delante de Cristiano Ronaldo (plata) e Iniesta (bronce) y Andrés había conquistado, también, un trofeo más que Messi, la Eurocopa de Ucrania y Poloniacon España.

Estos dos ejemplos dejan en evidencia que los títulos colectivos no siempre han marcado las preferencias del jurado.

3. Rendimiento e influencia en el juego del equipo

Ajustándonos a esa batalla directa que se avecina entre Cristiano y Ribery, el portugués ha demostrado, sobre todo en la segunda parte del año, un rendimiento individual superior al del francés y también una mayor influencia en el juego colectivo de sus respectivos conjuntos.

El rendimiento de Cristiano es mucho más trascendente para el Madrid que el de Ribery para el Bayern. Ambas premisas se comprueban fácilmente con los partidos que disputan y los goles que marcan uno y otro.

Cristiano es indiscutible e indispensable en su equipo, siendo el máximo protagonista en casi todos los encuentros y Ribery ha tenido sus lagunas en el Bayern, no siendo titular en algunos encuentros.

4. Misma posición en el campo pero distinta efectividad

Los dos jugadores tienen la misma posición en el campo. Ambos tienen su zona de partida en la banda izquierda, pero con libertad para moverse por todo el frente del ataque. Cristiano explota mucho más esa libertad de acción que Ribery. Sus formas de llegar al gol le califican como el delantero total.

De los 56 tantos que ha marcado en lo que va de 2013 con el Real Madrid, 33 han sido con la pierna derecha, 13 con la izquierda y 10 con la cabeza. Más completa es aún la forma en las que ha conseguido estos goles. A saber: cuatro de falta directa, uno de falta indirecta, tres de remate después del lanzamiento de faltas, nueve de penalti, cuatro de remate a la salida de un córner, 30 en jugadas colectivas y cinco en acciones individuales.

5. Cristiano vive una progresión constante

La progresión de Cristiano desde su llegada al Real Madrid es constante. Ejemplo: llegó al Bernabéu con 16 goles en sus seis temporadas de Champions con el Manchester United y aquí ya ha conseguido 43 en cuatro temporadas y cuatro partidos.

En los tres últimos años, ha llegado o superado los 60 goles. En 2011: 60 partidos, 60 tantos. En 2012, 71 encuentros y 63 dianas. Ribery, en 2011, en 50 partidos marcó 15 tantos y en 2012, 60/16.

La influencia en la votación de su rendimiento y resultados con sus respectivas selecciones debe ser nula. Tanto Portugal como Francia tienen que disputar la repesca mundialista durante los próximos días.

(Tomado de Marca.com)

Anuncios