dsm-iv_

El manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM), que se viene usando durante décadas para calificar los síntomas psicológicos y determinar los tratamiento, podría contener serios errores.

Jon Ronson, periodista y autor del libro ‘The Psychopath Test’ (‘El test de la psicopatía’), subraya en su investigación que la mayoría de las definiciones del DSM son tan confusas que a la cuarta parte de la población adulta de Estados Unidos se le podría diagnosticar alguna enfermedad mental.

Asimismo, basándose en criterios imprecisos como la ”necesidad de sueño reducida” o ”irritabilidad crónica”, a un 7% de los niños se les podría diagnosticar trastorno bipolar, enfermedad antiguamente conocida como psicosis maníaco-depresiva.

Una de las claves para el diagnóstico en psiquiatría pasa por saber en qué medida un comportamiento normal puede ser identificado como patológico. Robert Spitzer, uno de los principales creadores de la actual clasificación de enfermedades mentales, responde con sinceridad: ”No lo sé”.

Ronson indica que con cada nueva edición del DSM, el número de sus páginas fue creciendo en progresión geométrica. Así, el primer tomo, publicado en 1952, contenía tan sólo 65 páginas, mientras que su quinta edición, que salió a la luz en 2013, tiene ya 974 páginas y una lista de más de 300 enfermedades mentales.

Mientras tanto, miles de psicólogos y psiquiatras requieren una herramienta universal, aunque sea deficiente, para calificar el comportamiento de sus pacientes y determinar el nivel de la ayuda especializada.

(Con información de TeleSUR)

Anuncios