Rafael Correa + Unesco

Rafael Correa denunció ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por su sigla en inglés) los daños ambientales causados por la empresa estadounidense Chevron en la Amazonía de su país, así como la campaña internacional de esa petrolera para eludir sus responsabilidades legales.

Desde la ciudad de París, el jefe de Estado ecuatoriano destacó que Chevron propició un desastre ambiental 85 veces mayor que el derrame de la British Petroleum (BP) en el golfo de México, en el año 2010. 

“Ahora, en lugar de asumir sus responsabilidades, ese consorcio ha gastado centenares de millones de dólares en una campaña mundial para desacreditarnos (a Ecuador)”, precisó el Mandatario.

Correa recordó que Chevron demandó a Ecuador ante un tribunal de arbitraje de La Haya, “con el falso argumento de que ya hizo la debida limpieza ambiental” y amparada en un Tratado de Protección Recíproca de Inversiones firmado por Quito con Estados Unidos.

El Mandatario, no obstante, detalló que ese acuerdo se rubricó en el año 1997, mientras que la empresa abandonó Ecuador en 1992, motivo por el cual “ese tratado no puede aplicarse”.

“En forma inaudita el tribunal arbitral se declaró competente y, más aún, ordenó detener la sentencia dictada en cortes ecuatorianas contra Chevron. Es decir, se acabó la soberanía del país, se acabó la independencia de nuestras cortes”, manifestó Correa.

En ese sentido, recordó que Chevron fue demandada, hace aproximadamente 20 años atrás, por comunidades indígenas afectadas por esa contaminación y un tribunal ecuatoriano la condenó a pagar 19 mil millones de dólares en compensación por los perjuicios ocasionados.

En ese orden de ideas, el Dignatario lamentó que ese fallo de La Haya sea “una muestra de cómo, en un orden mundial tan injusto, el capital tiene más derechos que los seres humanos”.

El Presidente suramericano habló ante representantes de 195 países miembros y ocho asociados de la Unesco, ente que celebra en París su XXXVII Conferencia General.

SUPERACIÓN DE LA POBREZA

Durante su discurso, Correa también reivindicó la necesidad de superar la pobreza mundial, un objetivo que considera es “el mayor imperativo moral que tiene el planeta, ya que por primera vez en la historia de la humanidad la pobreza no es fruto de escasez de recursos o factores naturales, sino de sistemas injustos y excluyentes”.

Por ello, enfatizó que la misión de la Unesco no es otra que “contribuir a la consolidación de la paz, la erradicación de la pobreza, el desarrollo sostenible y el diálogo intercultural, pero para ello se necesita menos caridad y más justicia”.

El Presidente aseveró que para lograr ese objetivo es necesario “evitar la privatización del conocimiento, pues al lograr su disponibilidad para la humanidad entera se daría un impulso fundamental para el desarrollo de las naciones más pobres, que no necesitan limosnas, sino talento humano, ciencia y tecnología”.

El mandatario realiza una visita oficial a Francia, que ya incluyó encuentros con su homólogo, François Hollande, el primer ministro, Jean-Marc Ayrault; y los líderes del Senado, Jean-Pierre Bell; y de la Asamblea Nacional, Claude Bartolone.

(Con Infromación de Telesur)

Anuncios