logo upec cabezal

El IX Congreso de la Unión de Periodistas de Cuba UPEC), devino en fructífero debate sobre el periodismo en nuestro país. La delegación ramal de Prensa Escrita, liderada por el colega Joel García, ha dado un paso importante: la conformación de un espacio de debate en la Casa de la Prensa con diversos actores de la sociedad actual. Catalejo fue el nombre escogido y ya se realizó el primer encuentro. Con Joel hablamos para conocer los pormenores.

¿Cómo surge ese espacio de reflexión?

Mucho se discutió en el IX Congreso de la UPEC sobre la necesidad de que los debates profesionales crecieran dentro de la organización y sirvieran para enriquecer la labor periodística diaria. A la hora de priorizar el trabajo de la nueva directiva de la delegación ramal de Prensa Escrita (agrupa 13 delegaciones de medios nacionales y más de 800 afiliados), consideramos que esto no podía faltar y había que hacerlo de manera intencionada, a partir del debate franco y abierto no solo entre colegas, sino con la participación de toda la sociedad, es decir, sociólogos, económicos, filósofos, artistas, historiadores, sicológos y otros profesionales.

Se trataba, entonces, de crear un espacio de pensamiento y reflexión en el que otros actores sociales nos miraran desde afuera y nos aportaran visiones, ideas, problemáticas, criterios, insatisfacciones, provocaciones todas, para un debate franco, provechoso y útil.

¿Por qué Catalejo?

Fue muy discutido el nombre, incluso lo sometimos a consideración de los afiliados en Facebook. Tener clara la idea ayudó a que las propuestas fluyeran, pero al final tomamos prestada la canción de Buena Fe, “Catalejo”, pues consideramos que nada más cercano a lo que queríamos, con la consabida salvedad que aquí nos miran otros desde afuera; pero también luego ellos y nosotros viramos el ¿catalejo? y nos miramos por dentro en función de ese periodismo al que aspiramos, sin medias tintas, sin recetas únicas.

Israel Rojas, líder de Buena Fe, nos envió al primer encuentro un video en el que agradecía el gesto de haber tomado ese nombre y aseguró que en alguna oportunidad compartiría también con nosotros, pues en este mes de noviembre tenía un compromiso de trabajo en Santiago de Cuba.

¿Con que frecuencia se realizará?

La pretensión es que sean los primeros viernes de cada mes en la Casa de la Prensa (Calle 23 esquina I), con la antesala de otros espacios como La Polilla Inquieta, en la cual se presentarán libros de periodistas cubanos realizados con las diferentes casas editoriales.

No obstante, quizá en algunos meses, haya que trasladarlo para el segundo viernes, por cuestiones muy puntuales de los invitados que convoquemos. Pensamos que, poco a poco, se vayan sumando más personas, pues Catalejo se inserta en una reanimación total de ofertas culturales y sociales en la sede de la UPEC Nacional.

Manuel Calviño en el primer "Catalejo" de la UPEC. Foto: AIN

Manuel Calviño en el primer “Catalejo” de la UPEC. Foto: AIN

¿Qué valoración ofreces del primer encuentro?

Hay que decir que los invitados para el estreno fueron Manuel Calviño y el trovador Tony Ávila. Es bueno aclarar que el espacio de reflexión se complementa con un momento cultural al finalizar el debate, por el que pretendemos que pasen no solo trovadores, sino músicos virtuosos, que tengan que ver de alguna manera con el tema escogido o con el invitado en cuestión.

En esta ocasión, le pedimos al profesor Calviño que provocara el debate a partir de cómo y por qué es necesario cambiar la mentalidad para tener un mejor periodismo, sin hacer de eso una consigna. Por supuesto, las canciones de Ávila no solo estaban en sintonía, sino que fueron un colofón también de crónicas periodísticas sobre lo que a nuestro alrededor está cambiando.

La sala de conferencias se desbordó, más de cien colegas, incluidos estudiantes de periodismo, respondieron a esta primera convocatoria y hubo quienes se quedaron fuera y nos pusieron a pensar en variantes para que nadie que vaya se pierda este intercambio.

La mejor valoración siempre es de los asistentes, no de los organizadores, pero como debo responder prefiero decir: satisfecho, pero vamos a subir el listón en cada encuentro.

¿Y el próximo, qué ofrecerá?

La invitación ha sido cursada a Fernando Martínez Heredia, Premio Nacional de Ciencias Sociales y una de las voces más autorizadas para hablar sobre Revolución, marxismo y cultura: ¿cómo es posible imbricarlas con más autenticidad en el periodismo cubano? Debe ser otra tarde de mucha polémica y debate, la cual completaremos con el trovador Gerardo Alfonso, a quien le encantó la idea en cuanto se lo comunicamos.

¿Puedes brindar un adelanto —según plan— de lo que será Catalejo en las próximas semanas?

Tenemos un pequeño programa de los cinco primeros meses con invitaciones —no hechas, sino pensadas— a nuestra querida Graziella Pogolotti para que nos hable sobre la polémica, ese género tan perdido en los medios de prensa; al cineasta Fernando Pérez, a quien le interrogaremos sobre cuánto de periodismo hubo en su cine y cuántas cosas pudiéramos aprovechar del séptimo arte para un periodismo más creíble y hermoso; y al científico Agustín Lage, que pudiera aproximarnos a cómo abordar e interpretar mejor la ciencia, a partir no solo de su complejidad, sino de lo que debe conocer el ciudadano para su bienestar, su salud, su mayor calidad de vida.

Por supuesto, hay muchos invitados ya en el tintero, pero estamos concentrados ahora en que estos primeros viernes sigan moviendo el pensamiento, las ideas y, por supuesto, se revierta en las páginas de diarios, revistas, televisión y radio en un periodismo más inteligente y cercano a los problemas reales de la sociedad.

(Tomado de La Jiribilla)