Alamar, Habana del Este.

Alamar, Habana del Este.

De los más mil 600 edificios multifamiliares existentes en Habana del Este (el municipio de mayor extensión en la capital cubana) alrededor de 700 requieren acciones como la impermeabilización de sus cubiertas, fundamentalmente en la localidad de Alamar.

Ese constituye el principal reto social del territorio, tema que sale a relucir con fuerza en el actual proceso de rendición de cuenta de los delegados del Poder Popular ante sus electores, en el que se reclama no solo agilidad en las respuestas, sino calidad allí donde la chapucería irrita, duele.

Al decir de Andrés de la Torre Rodríguez, presidente del gobierno en el municipio, en materia de reparación de edificios en 2013 se ha hecho mucho más que en los últimos cinco años, y aunque la cifra está muy distante de la meta, ya se impermeabilizaron 60.

Pero algunos vecinos se preguntan qué medidas se adoptan con los responsables del uso deficiente de los recursos del Estado, de la demora en la terminación de las obras, o de la falta de previsión para de manera integral resolver uno o varios asuntos de impacto social.

También critican a esos funcionarios o entidades que al parecer no priorizan la atención a los planteamientos de la población, lo cual se evidencia cuando no asisten a estas reuniones con la comunidad, en la que deben ofrecer explicaciones convincentes, no justificaciones.

A partir de la exigencia y el control de los propios delegados y el Consejo Popular, es que deben resolverse los problemas relacionados con la reparación de los edificios, el alumbrado público, el abasto de agua, los vertimientos y salideros de agua, el transporte, el arreglo de las calles, la baja densidad telefónica, la calidad del pan.

Electores como Maité Peralta, Haydee Surita, Alberto Hernández y Arnaldo Hernández, de la circunscripción 134, del Consejo Popular Alamar Alturas, reconocieron en su delegado, Daniel Pedroso, el esfuerzo por tramitar esas y otras quejas, pero desean “que no se eleven tanto”.

También, vecinos de esa demarcación han solicitado que en sus predios se abra un consultorio médico de emergencia, por tener muy distante el policlínico Mario Escalona; que se repare el cine XI Festival, único en todo Alamar, y que esta localidad cuente ya con su hospital.

Hay planteamientos cuya respuesta depende de otros niveles, como la demora y mal estado con que llega a la red minorista el yogur proveniente del Complejo Lácteo de El Cotorro, y el reclamo de que el metrobús P-11 (Alamar-Vedado) pare a la entrada del hospital Calixto García.

Del necesario enfrentamiento a las indisciplinas sociales y las ilegalidades, de crear en las cuadras dúos focales para la lucha antivectorial, y del protagonismo del barrio en la solución de problemas que no requieran muchos recursos, también se habla por estos días en las reuniones de rendición de cuenta de los delegados, en Habana del Este.

(Con información de AIN)

Anuncios