Héctor PesqueraLa renuncia del jefe de la Policía de Puerto Rico,Héctor M. Pesquera, es celebrada hoy por la generalidad del país, con excepción del liderazgo del anexionista Partido Nuevo Progresista (PNP).

“La salida de Pesquera cierra un capítulo sórdido en el gobierno y en la superintendencia de la Policía”, dijo el analista político José Arsenio Torres, al considerarlo “un elemento extraño a Puerto Rico”.

Torres, exministro de Educación en la década de los 90 del siglo pasado, lamentó que el anterior gobierno del anexionista PNP despreciara a quienes pueden en el país dirigir la policía.

Igualmente deploró que la actual administración del Partido Popular Democrático (PPD) le rogara a Pesquera para que se mantuviera en el puesto, con un salario oneroso de casi 300 mil dólares anuales.

“Esta es una persona extraña a la vida puertorriqueña, hay personas más capacitadas, más comprometidas y se despreciaron para ir a buscar a este exagente del FBI, un burócrata de Miami, curalotodo”, dijo con ironía el analista político al aplaudir la dimisión de Pesquera.

Pesquera se desempeñó a finales del siglo pasado como director del Buró Federal de Investigaciones (FBI) en esta isla del Caribe y luego en Miami, donde estuvo involucrado en el arresto de cinco antiterroristas cubanos, condenados a largas penas de cárcel después de un juicio amañado.

Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Fernando González, Antonio Guerrero y René González fueron detenidos el 12 de septiembre de 1998 y condenados tres años después a penas que llegan hasta doble cadena perpetúa más década y media de prisión.

Los Cinco, como son conocidos a nivel mundial, vigilaban para alertar de posibles daños las acciones de grupos anticubanos asentados en Florida, en el sur de Estados Unidos.

Después de permanecer en la cárcel hasta el 7 de octubre de 2011 y cumplir la mitad de los tres años de libertad supervisada impuestos en suelo norteamericano, René González se encuentra ahora libre en Cuba.

La dimisión de Pesquera, efectiva el próximo 15 de noviembre, se produjo a menos de 24 horas de que las autoridades locales y federales acordaran la designación de Juan Mattos, como consultor de cumplimiento técnico para la reforma impuesta por Estados Unidos al cuerpo armado.

Opinó que el gobernante puertorriqueño Alejandro García Padilla, del PPD, hizo “el papel triste de una rogativa persistente para obtener el triunfo de que Pesquera aceptara el puesto y, finalmente, explotó porque no pusieron a un amigo que nadie sabe quién es”.

El ministro de Estado de Puerto Rico, David Bernier, reconoció hoy que Pesquera había recomendado a otra persona para el cargo al que se designó a Mattos.

El abogado constitucionalista Harry Anduze opinó que “Pesquera era un superintendente de la policía que no lo era”.

Lo acusó de hacer desplantes al gobernador García Padilla y al pueblo, cuando se negaba a atender públicamente el problema de la incontenible criminalidad que prevalece en el país, que ha producido en lo que va de año más de 700 asesinatos.

Pesquera, que no ha dado la cara al país, negó a través de una emisora de radio que su decisión esté motivada por el nombramiento de Mattos, lo que consideró “pura coincidencia”.

Reveló que se propone regresar a Miami, donde se desempeñó antes de venir a la isla como jefe de seguridad del puerto del condado Miami-Dade.

(Con información de Prensa Latina)

Anuncios