La empresa de Roxana Sobenes ha duplicado su trabajo desde que asumió en el marn. consultores se quejan de que el ministerio le da un  “trato especial” al agilizar la aprobación de sus estudios de impacto ambiental (EIA).

Unidad de Investigación investigacion@elperiodico.com.gt

Roxana Sobenes se desempeñaba como consultora ambiental, en la empresa Grupo SIGA, antes de asumir la dirección del Ministerio de Ambiente.
Roxana Sobenes se desempeñaba como consultora ambiental, en la empresa Grupo SIGA, antes de asumir la dirección del Ministerio de Ambiente.

Desde la oficina 807, de la Torre II de Zona Pradera (zona 10), se tiene una vista perfecta del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN) y viceversa: para el Grupo SIGA (Sistemas Integrales de Gestión Ambiental, S. A.) el panorama es muy alentador.

Grupo SIGA se ha convertido en una de las principales consultoras ambientales del país, y su trabajo se ha duplicado desde que su anterior administradora única y representante legal, Roxana Sobenes García, asumió el control del MARN el 14 de enero de 2012.

La empresa pasó de realizar 12 Estudios de Impacto Ambiental (EIA) en 2011, a un total de 24 evaluaciones durante 2012. Además, el perfil de los clientes y los proyectos que acompañan mejoró: elaboraron EIA para grandes proyectos hidroeléctricos, generadoras de energía, edificios de apartamentos, fincas de hule y de palma africana.

Además, los plazos para recibir la aprobación de sus EIA se ha reducido en 11 casos, a menos de dos meses durante la gestión de Sobenes en el MARN, una ventaja competitiva frente a otras consultoras a las que les toma entre tres y seis meses, si todo marcha bien, para obtener su licencia ambiental.

Lo anterior evidencia un trato favorable del Ministerio hacia Grupo SIGA, señalan algunos consultores ambientales entrevistados, que alegan que Sobenes ha nombrado a exconsultores de su empresa en puestos clave del Ministerio de Ambiente para facilitar el trámite.

Expertis trámites burocráticos

Fundada el 19 de octubre de 2007, Grupo SIGA ha ganado reputación como consultora eficiente en la identificación de cuellos de botella en temas mineros y de hidrocarburos, estrategias legales para el manejo de trámites burocráticos, planes de gestión ambiental, asesoría integral de construcción, hidroeléctricas, minería, petróleo y elaboración de instrumentos de evaluación ambiental, según su página web (www.sigagt.com).

Sus directores eran Roxana Sobenes y su exesposo Sergio Gabriel Monzón Ordóñez, un ingeniero petrolero que fue gerente de la minera Compañía Guatemalteca de Níquel (CGN).

Monzón fungió como representante legal de SIGA desde el 29 de octubre de 2007 hasta su retiro en 2011; Sobenes fungió como administradora única del 7 de septiembre al 1 de diciembre de 2011, un mes antes de asumir como ministra de Ambiente. Su actual representante legal es José Francisco Portillo Díaz, de 24 años, excompañero de estudios, en la Facultad de Arquitectura de la Universidad San Carlos, de Jorge Alejandro Sobenes García, hermano de la Ministra, quien labora en la empresa (junto con Portillo son los encargados de atender a los clientes).

Dentro de las oficinas de Grupo SIGA opera Grupo NOA (Naturaleza, Organización y Ambiente, S. A.), fundada el 11 de agosto de 2011 y autorizada como consultora ambiental por el MARN en 2012; sus socios fundadores son Jorge Alejandro Sobenes Desme y Marcia Edith García Cerezo de Sobenes, padres de la Ministra. Sin embargo, en la práctica actúan como empresas hermanas. José Portillo Diaz se presenta como coordinador de ventas de Grupo NOA y envía cotizaciones a los potenciales clientes. En el transcurso de 2013, ha presentado al menos dos EIA ante el MARN.

Ofi cina que comparten Grupo SIGA y Grupo NOA. SIGA presentó 24 estudios de impacto ambiental en 2012. Grupo NOA reporta al menos dos en 2013, esta empresa fue fundada por los padres de la Ministra Sobenes.
Ofi cina que comparten Grupo SIGA y Grupo NOA. SIGA presentó 24 estudios de impacto ambiental en 2012. Grupo NOA reporta al menos dos en 2013, esta empresa fue fundada por los padres de la Ministra Sobenes.

Lobos que cuidan a las ovejas: de la consultora al Ministerio

Los primeros en llegar al Ministerio de Ambiente fueron Roxana Sobenes y su viceministro, Sergio Raúl Ruano Solares, licenciado en Acuicultura, quien trabajó como biólogo consultor en muchos de los Estudios de Impacto Ambiental realizados por Grupo SIGA.

Ambos son su mejor carta de presentación, y desde el mismo Ministerio, que debe velar por la protección de los recursos naturales y su explotación racional, no desperdician cualquier oportunidad de recomendar a Grupo SIGA ante l as empresas que llegan solicitando información sobre los EIA, comentó un experto ambiental que omite su nombre por temor a represalias.

Sin embargo, no son los únicos exconsultores de SIGA que Sobenes llevó a trabajar en el MARN. La bióloga Lesvia Teresa Concepción Calderón Tumax es la actual jefa de la Dirección General de Gestión Ambiental y Recursos Naturales (DIGARN), que se encarga de recibir, evaluar, monitorear, aprobar o rechazar todos los Estudios de Impacto Ambiental, así como emitir las respectivas licencias ambientales.

Como coordinadora de la Unidad de Calidad Ambiental de la DIGARN fue nombrada la arquitecta Rocksanda Marion Hornquist Hurtarte, de 24 años, quien tiene la enorme responsabilidad de nombrar a los profesionales que realizan las inspecciones y verificaciones de campo de los proyectos para su evaluación, control y seguimiento.

El historial laboral de Hornquist es breve. Pero sus referencias personales son mejores: es amiga y fue compañera de estudios de Jorge Sobenes García y de José Francisco Portillo, en la Facultad de Arquitectura de la Usac.

Otro exconsultor de SIGA en el Ministerio es Allan Franco de León, licenciado en Acuicultura, contratado como asesor con fondos de la cooperación internacional, reembolsables por el Programa de Desarrollo Ambiental del MARN, quien devenga honorarios por Q24 mil al mes (Q288 mil anuales), según contrato 01-2013/PDPCRBM.

¿Aprobación exprés?

Desde su llegada al Ministerio de Ambiente, Sobenes se ha encargado de implementar mecanismos para agilizar la aprobación de los Estudios de Impacto Ambiental, como la Ventanilla Ágil y una nueva clasificación de acuerdo a su nivel de impacto, a fin de reducir los plazos para su evaluación, resolución y emisión de las licencias ambientales.

Una de las beneficiadas por esta agilización es SIGA, que ha visto reducir los tiempos de aprobación de los EIA que elabora para sus clientes, 11 de los 24 estudios presentados en 2012 se aprobaron en un plazo de 36 a 67 días.

Varios consultores ambientales, a quienes se pidió su opinion, expresaron que es una competencia desleal que Grupo SIGA reciba las resoluciones en tan corto plazo, cuando a ellos el Ministerio de Ambiente los obstaculiza y exige medidas adicionales, por lo que a veces les toma hasta 12 meses que se les apruebe un EIA, una ventaja competitiva, ya que a los clientes lo que les interesa es recibir su resolución en el menor plazo posible.

“No existe un trato equilibrado del MARN hacia todos los consultores, ya que sus autoridades obstaculizan a las empresas que representan competencia cuando deben velar por cumplir la ley, lo que hay es tráfico de influencias”, denunció un consultor.

Grupo SIGA no solo recibe las licencias en un plazo corto, sino que muestra una eficiencia del cien por ciento con 24 EIA aprobados de 24 presentados.

Si se considera que el EIA de un proyecto hidroeléctrico puede costar desde US$50 mil a US$100 mil, y el de un edificio entre US$15 mil a US$25 mil, el Grupo SIGA pudo haber facturado más de US$1 millón por los 24 estudios realizados durante 2012.

¿Trato especial en el MARN?

Esta nota manuscrita en un EIA, realizado por Grupo SIGA, deja entrever un trato favorable para dicha consultora.
Esta nota manuscrita en un EIA, realizado por Grupo SIGA, deja entrever un trato favorable para dicha consultora.

Uno de los casos que ilustra el trato especial que recibe Grupo SIGA por parte del MARN es el EIA número 2011-427, de una pequeña hidroeléctrica, cuya evaluación inicial fue aprobada el 3 de noviembre de 2011; en 2012 requirió una modificación en la potencia instalada del proyecto. La evaluación del asesor Luis Sánchez sugirió que la empresa debía presentar un nuevo instrumento ambiental, según la carta enviada a Erick Menzel, asesor jurídico del Ministerio, fechada el 6 de noviembre de 2012.

Dentro del expediente puede leerse una nota escrita a puño en la que se solicita a Claudia Urrutia, asesora de la Dirección General de Gestión Ambiental y Recursos Naturales (DIGARN), lo siguiente: “Claudita, la licenciada quiere que el Ing. Jorge Fernández mire esto para que dé su opinión porque la del Ing. Sánchez no es favorable. Solo que super urgente. Gracias”. El dictamen fue enviado el 3 de enero de 2013 por Claudia Urrutia a Jorge Fernández Cardona, con la siguiente observación: “Por instrucciones de la Licda. Teresa Calderón, Directora General del DIGARN, lo antes descrito, para que SE SIRVA ANALIZAR Y EMITIR NUEVA OPINIÓN TÉCNICA, TOMANDO EN CUENTA LA DOCUMENTACIÓN QUE SE ACOMPAÑA A LA PRESENTE NOTA. Se adjunta solicitud original. Atentamente, Claudia Urrutia, Asistente AJA-DICARN”.

El 15 de enero de 2013, Fernández opina que “la propuesta de aumento de potencia es viable, siempre y cuando se presente, se apruebe y se dictamine como satisfactorio en la Unidad de Calidad Ambiental de la Dirección General de Medio Ambiente y Recursos Naturales de este Ministerio, los compromisos que a continuación se describen. En dado caso no se dictamine como satisfactorios en su totalidad los compromisos solicitados, no se podrá dar inicio a la construcción de las obras del proyecto. Se establece un plazo de tres meses máximo a partir de recibida la notificación para el cumplimiento de los compromisos. Durante estos tres meses tampoco podrá dar inicio ninguna fase de la construcción del proyecto”.

Y recomienda que el ponente envíe al Conap la nueva propuesta del proyecto para obtener la opinión de esta entidad, debido a que se estableció como requisito en el primer dictamen emitido. Además: Eliminar el numeral XLIV de la Resolución 3166-2011/DIGARN/EMC/arg, emitido por la DIGARN, ya que obliga al proponente a presentar un nuevo instrumento ambiental por cualquier cambio o ampliación del proyecto, tal como sucede en el presente caso. Firma: Ing. Jorge Eduardo Fernández Cardona, Asesor Ambiental, Unidad de Calidad Ambiental, Dirección de Gestión Ambiental.

La aprobación de la ampliación del caudal del proyecto fue emitida por Teresa Calderón, directora de la DIGARN, mediante Resolución 167-2013/DIGARN/LTCT/arg.

Otros ejemplos de trato especial son que varios de los EIA presentados por Grupo SIGA durante 2012 no detallan el nombre de los consultores ambientales que participaron en el estudio, solo que fueron elaborados por el equipo de profesionales de la consultora. “Si cualquiera de nosotros presentamos un EIA sin detallar a los consultores que participaron en la evaluación y su registro, el Ministerio nos lo rechaza, pero como es la empresa de la Ministra, no hay problema”, argumentó un experto.

Se trató de obtener la opinión de la ministra Sobenes pero no respondió a las solicitudes que se le hicieron durante las últimas tres semanas por medio de Xiomara Lima, jefa de la Unidad de Relaciones Públicas del Ministerio de Ambiente.

Jorge Grijalba, del Colectivo Madre Selva, señaló que han encontrado anomalías en muchos EIA que no cumplen las especificaciones técnicas que dicta la ley para las evaluaciones ambientales.

“Nosotros le hemos solicitado una entrevista a la Ministra de Ambiente para darle a conocer estas deficiencies, pero nunca nos ha recibido y nuestros argumentos siempre son rechazados”, concluyó Grijalba.

“Hemos descubierto que siempre son favorecidas las mismas empresas vínculadas a funciona-rios del Gobierno”, Jorge Grijalba, del Colectivo Madre Selva.
Anuncios