Issam el Erian. Imagen de Archivo (AP).

Issam el Erian. Imagen de archivo (AP).

Este miércoles amaneció en la cárcel Issam el Erian, vicepresidente del Partido Libertad y Justicia (PLJ) de Egipto, tras su arresto durante una redada en Cairo Jdid (Nuevo Cairo, en árabe), un suburbio de clase alta. 

El PLJ es el brazo electoral de la ahora ilegalizada Hermandad Musulmana (HM, islamistas) y llevó a la presidencia en las reñidas elecciones del mayo y junio de 2012 al derrocado mandatario Mohamed Morsi.

Una fuente del Ministerio del Interior confirmó el arresto de Issam el Erian, acusado de incitación a la violencia y otros delitos, al igual que la cúpula de la HM, otra vez remitidos a prisión preventiva la víspera, después que los magistrados que conocen el caso se inhibieron “por razones de conciencia”, según anunciaron.

La estrategia del Gobierno interino está centrada en descabezar al núcleo central de la HM como medio de extinguir las constantes protestas en El Cairo y otras ciudades en demanda de la reposición de Morsi en la primera magistratura.

Las autoridades anunciaron también la detención de un exoficial de la Inteligencia Naval, identificado como “Nabil Al-Maghraby un operativo clave de Al Qaeda”, acusado de planear atentados por cuenta de Al Qaeda, y ligado a un ex mayor del Ejército muerto en septiembre pasado cuando detonó una carga explosiva al paso de la caravana del ministro del Interior, Mohamed Ibrahim.

Ibrahim resultó ileso, pero dos de sus guardaespaldas murieron; los atentados contra caravanas y puestos de la Policía y el Ejército han aumentado desde la defenestración de Morsi por las Fuerzas Armadas el pasado 3 de julio y constituyen el principal problema de seguridad nacional del gabinete provisional.

Al Maghraby pasó 31 años en prisión por su participación en el atentado que costó la vida al expresidente Anwar El Sadat en 1981, y había sido amnistiado el año pasado.

Para el próximo 4 de noviembre está programado el inicio del juicio por incitación a la violencia y otras acusaciones contra Morsi, quien ya anunció que desconoce la autoridad del tribunal que lo procesará.

La Coalición Nacional de Apoyo a la Legitimidad, una agrupación de entidades islamistas encabezada por la HM, anunció protestas contra el juicio, en lo que se anuncia como una prueba de fuerza entre islamistas y autoridades que puede resultar decisiva para los primeros.

Si la convocatoria es acogida con tibieza, como ha venido ocurriendo desde principios de este mes, será un signo de que la HM está en vías de extinción, objetivo de las nuevas autoridades.

(Con información de EFE)