cinco-cubanos-washington-post-580x384El lunes, 21 de octubre, Bill Norris, abogado de los Cinco Cubanos para Ramón Labañino, presentó un nuevo documento legal, una moción complementaria añadiendo al voluminoso expediente en apoyo del recurso de Habeas Corpus para Labañino. Sus argumentos se aplican a los tres restantes miembros de los Cinco Cubanos que siguen apelando.

Uno de los miembros de los Cinco Cubanos — Fernando González — optó por no continuar su recurso de hábeas corpus, con el fin de no retrasar su liberación en febrero de 2014. Si fuera a continuar sus apelaciones legales, su regreso a Cuba podría retrasarse por meses o años.

La nueva moción destaca la preocupación del mismo juez durante el juicio de los Cinco, que, según sus propias palabras, no podía proteger al jurado de la publicidad adversa. El 16 de febrero de 2001, la jueza Joan Lenard pasó un dictamen y protocolo de Ley, en respuesta a la petición de Gerardo Hernández solicitando la ejecución de la orden de censura a los testigos del juicio y a los medios de comunicación.

La nueva moción complementaria cita a la jueza Joan Lenard, quien declaró durante el juicio, el 16 de febrero de 2001: “… la Corte considera, sin embargo, que ni siquiera la instrucción más enfática ni el examen preliminar de preguntas podrán proteger a los jurados de los titulares de prensa o declaraciones ex parte y de la conducta de los testigos o de los abogados que sin duda recibirán una amplia cobertura. Desde que comenzó el juicio, este caso ha sido el pan de cada día para la prensa y los medios de comunicación locales”.

Ni el juez ni la defensa durante el juicio sabían que muchos de esos “grandes titulares” fueron escritos por periodistas pagados secretamente como empleados del gobierno estadounidense.

La moción de Norris recuerda a todas las partes que los propios Dictámenes Jurídicos de la jueza y órdenes judiciales contradice fuertemente la afirmación de los fiscales de Estados Unidos de que las instrucciones del juez al jurado débil — de no leer o ver las noticias cuando fueran a casa todas las noches durante siete meses — no fue suficiente para proteger el jurado de los medios.

A medida que la evidencia legal avanza, la demanda rotunda por la libertad inmediata de los Cinco debe ir acompañada de la movilización constante, foros, acciones en la calle, grupos de presión, y la construcción de apoyo todos los días hasta conseguir la victoria.

Anuncios