Juan Méndez, relator de la ONU contra la Tortura. Foto: Archivo.

Juan Méndez, relator de la ONU contra la Tortura. Foto: Archivo.

El relator de la ONU contra la Tortura, Juan Méndez, dijo hoy aquí que está profundamente preocupado por la detención indefinida de muchos prisioneros de la cárcel de Guantánamo, abierta por Estados Unidos en territorio ocupado a Cuba.

“La detención prolongada, cuando no hay perspectiva de ser juzgado ni ser liberado y porque no se sabe cuándo va a terminar, agrega un elemento de angustia a lo que ya es un sufrimiento y que a mi juicio constituye trato cruel, inhumano y degradante de por sí”, dijo el funcionario a periodistas.

Méndez también manifestó inquietud por la negativa del Departamento estadounidense de Defensa a permitir cualquier visita independiente de organismos internacionales al centro penintenciario, considerado un agujero en materia de respeto a los derechos humanos.

El Pentágono solo autoriza la entrada del Comité Internacional de la Cruz Roja.

Por otro lado, el relator de la ONU cuestionó a la Casa Blanca por esgrimir como argumento el cierre parcial del Gobierno para evitar rendir cuentas sobre la situación de Guantánamo.

Mendéz ofreció esas declaraciones tras exigir ante la Comisión Interameicana de Derechos Humanos transparencia a Estados Unidos en el caso de la polémica prisión y que permita la visita “sin censuras ni cortapisas” de las organizaciones mundiales.

“He visitado Guantánamo para evaluar la situación, y lamentablemente no he podido visitar cualquier parte de las instalaciones sin supervisión, ni he podido entrevistarme con cualquier detenido a solas”, explicó.

Mientras, Omar Farrah, abogado de varios de los reos de la prisión, denunció la discriminación de los detenidos de origen yemení y la falta de voluntad de Estados Unidos para poner fin a los abusos que sufren sus clientes.

El jurista aseguró que aún hay 14 internos bajo huelga de hambre y algunos son forzados a comer con métodos brutales.

Unos 130 prisioneros comenzaron el ayuno el pasado 6 de febrero en rechazo a las pésimas condiciones de detención, los castigos, la incertidumbre legal y la violación de los derechos humanos en el centro.

El ayuno es considerado el más extenso de la cárcel, posicionó otra vez el tema del improvisado reclusorio en la opinión pública internacional y obligó al presidente Barack Obama a retomar su promesa incumplida de cerrarlo.

Estados Unidos abrió la prisión de Guantánamo en 2002 para encerrar allí a todo sospechoso de terrorismo.

(Con información de Prensa Latina)