pablo-milanes--viene-por-la-revolucion-2012019034832-00f573494a2f465264b7dcbbe0c87a9f

 

Con un concierto que transitó del son cubano a la trova, pasando por la rumba, el guaguancó y el changüí, el cantautor Pablo Milanés presentó su más reciente disco “Renacimiento” en el Teatro Metropólitan, de la capital de México, donde sus seguidores también corearon sus ya clásicas canciones.

Sentado en el centro del escenario y rodeado de un séquito de músicos integrado por Miguel Núñez (piano), Dagoberto González (teclados y violín), Osmani Sánchez (batería), Germán Velasco (saxo y flautas), y Édgar Martínez (percusión cubana), Milanés arrancó la velada con “Los males del silencio” y “Los momentos”.

El cantante cubano de 70 años no necesitó más que interpretar con su característico tono de voz temas como “En saco roto”, “Plegaria”, “Nostalgias” y “Queridos muertos”, para establecer una perfecta conexión con su público mexicano, que no paró de manifestarle, entre canción y canción, su cariño y admiración.

Y es que hacía ya cinco años que el cubano no presentaba un disco con temas inéditos, porque como él mismo lo ha señalado, el día que retomara la composición, sería como una especie de renacimiento y así lo demuestra su nuevo disco, en el que Milanés demuestra que hay géneros que son excepcionales y que aún tienen vigencia.

El concierto dio un giro para llegar a la parte más rítmica de la noche con “De qué callada manera” y “Guantanamera”, que provocaron que el público coreara y siguiera con sus palmas algunas de las estrofas.

Sin perder ese sabor y ritmo característico de La HabanaCuba, llegaron “Amo esta isla” y de su nuevo disco “Homenaje al Changüí”, “Lamento” y “Canto a La Habana”, una muestra de música cubana ligada fundamentalmente a la barroca y a la renacentista, con tintes de danzón y jazz, que también forman parte de las influencias musicales de Milanés.

Para cerrar el concierto, el cantautor consintió a su público con dos temas que no podían faltar: “Yolanda” y “El breve espacio”, canción con la que se despidió, no sin antes lanzar algunos besos, que fueron recibidos por los asistentes entre gritos y aplausos.

Pablo Milanés continuará su gira de presentaciones en México, con un concierto en la Arena Monterrey, este 26 de octubre, para luego ir a Tehuacán, Puebla, el 3 de noviembre.

(Con información de Notimex)