b90cf7b83cbc07cdd8dbeb917ecc0d0b_article430bw

Una terrorista suicida perpetró este lunes un atentado en un autobús en la ciudad rusa de Volgogrado, cobrándose la vida de al menos 6 personas. Según una fuente en el Comité de Investigaciones ruso, el atentado se planeó para ejecutarlo en Moscú.

40 de los pasajeros del autobús, entre los cuales hay muchos estudiantes, sufrieron heridas de distinta gravedad.
El Comité Nacional Antiterrorista de Rusia informa de que el estallido se debió a un artefacto explosivo sin identificar y ha abierto una causa penal por atentado terrorista, asesinato y tráfico ilegal de armas.Tras el acto terrorista se declararon tres días de luto en Volgogrado.  El gobernador de la región de Volgogrado ha declarado el nivel amarillo (alto) de peligro terrorista por un plazo de 15 días.

Los investigadores detallan que han logrado encontrar en el lugar la documentación de la terrorista. A pesar de estar dañada, ha permitido la identificación. El Comité de Investigaciónes ha confirmado que el atentado lo perpetró  una terrorista suicida, Naida Asialova, de 30 años de edad,  residente de Majachkalá (capital de la rebública rusa de Daguestán, en el Cáucaso Norte).
Según la agencia Interfax, era esposa de un miembro de una formación ilegal. “Ahora se verifica la información según la cual el atentado lo podría haber perpetrado Naida Asialova, esposa de Dmitri Sokolov, natural de Moscú. Según los datos operativos, estudiaron juntos en Moscú, donde ella lo reclutó. Sokolov se trasladó a Daguestán y pasó a la ilegalidad. Ahora está en búsqueda y captura como integrante de la banda de Majachkalá” dijo la fuente.
Una fuente en la Comité comentó a RT que Asialova tenía cómplices en Moscú que son buscados por un ataque terrorista en Daguestán en mayo de 2012, que se cobró la vida de 14 personas y dejó más de 100 heridos.Tras la explosión, que conmovió las redes sociales, entre los blogueros empezó a circular la foto del presunto pasaporte de la terrorista, aunque algunos internautas dudan de su credibilidad.
Durante la inspección, los agentes de seguridad han encontrado una granada debajo del autobús, y actualmente están estudiando si el artefacto representa algún peligro.
Según ha contado a RT Iliá Konovalov, un testigo del accidente que circulaba por la misma vía que el autobús, “se oyó un estallido, pero no hubo fuego”. Añadió que había fragmentos de vidrio esparcidos “a una distancia de unos 200 metros”. “El autobús estaba lleno de gente con problemas del corazón y estudiantes, ya que la ruta del autobús empieza cerca de un hospital cardíaco y pasa por la Universidad Estatal de Volgogrado”, detalló el testigo.
“Estaba a unos 100 metros del autobús. La explosión ha sido muy fuerte. Salté del coche y corrí hacia el autobús. Otros conductores hicieron lo mismo. Hemos roto la puerta delantera y nos hemos puesto a sacar a los heridos. Por todos lados había pedazos de cuerpos humanos”, cuenta otro testigo de la tragedia, Farid, al diario ‘Komsomólskaya Pravda’.
“Mi hija iba en ese autobús. Dijo que la explosión se produjo en el centro. Ella estaba en la parte delantera. Había muchos estudiantes. Los que iban en el centro sufrieron más que los demás.”, contó a la cadena de radio ‘Ejo Moskvý’ otro testigo.
(Con información de RT)