Viviendas devastadas por Wipha.

Viviendas devastadas por Wipha. Foto: Reuters.

Al menos 14 personas murieron y otras seis recibieron heridas a consecuencia del azote del tifón Wipha en la parte central de Japón.

Más de 30 000 personas en seis prefecturas de Japón recibieron la recomendación de que evacuaran la zona, en la cual se encuentran desaparecidas 17 personas.

El fuerte viento causó interrupciones en las líneas del servicio energético, dejando sin energía a más de 40 000 hogares, interrumpió la circulación del transporte ferroviario y en los aeropuertos del país han sido cancelados al menos 518 vuelos.

La residencia del primer ministro, en la capital, Tokio, es sede de emergencia para recoger información sobre las consecuencias del tifón.

El servicio meteorológico advirtió de los peligros de inundaciones y deslizamientos de tierra en zonas montañosas e instó a los residentes en el sur del país no salir a menos que sea absolutamente necesario.

Actualmente la velocidad del viento en el epicentro del tifón es de 35 metros por segundo, con las ráfagas de más de 65 metros por segundo.

Ahora Wipha se encuentra al este de la principal isla japonesa, Honshu, cerca de la costa de la prefectura de Fukushima y se mueve hacia el noreste.

Los empleados de la planta Fukushima-1 tuvieron que verter aproximadamente 40 toneladas de agua de lluvia acumulada de los tanques especiales.

La operadora TEPCO subrayó que el nivel de radiación en esta agua no superaba la norma.

Anteriormente los expertos advirtieron que el tifón, descrito como “el más fuerte en los últimos 10 años”, podría afectar a la accidentada planta.

(Con información de ANSA)