Siguen las posiciones encontradas en el Congreso de Guatemala para la aprobación de nuevo endeudamiento por US$237 millones.

Redacción  elPeriódico

La bancada del Partido Patriota (PP) no ha logrado concretar los acuerdos con las demás agrupaciones representadas en el Congreso. Los disensos en los cambios a la Ley Electoral y de Partidos Políticos mantienen paralizadas las sesiones, por lo que la intención del oficialismo, de que se incluya en la agenda legislativa la discusión de uno de los préstamos, aún sigue sin el aval de los bloques.

Para poder suspender la interpelación actual del ministro de Cultura, Carlos Batzín, y emprender la discusión del nuevo endeudamiento son necesarios 105 votos.

La Corte de Constitucionalidad (CC) emitió en mayo pasado una sentencia en donde explica en qué momento se puede interrumpir una interpelación con 80 votos.

Cuando no hay plazo, como en el caso actual del préstamo que el Ejeutivo pretende negociar con los congresistas, se requiere del apoyo de 105 diputados, según explican varios constitucionalistas consultados por elPeriódico.

El préstamo que se quiere aprobar

La Comisión de Finanzas del Congreso dictaminó favorablemente, en mayo pasado, un crédito otorgado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), por un monto de US$237 millones. El proyecto detalla que el destino es para “brindar apoyo al Presupuesto General del Estado”, por lo que los ministros de Finanzas y de Comunicaciones han reiterado su solicitud para que sea conocido lo más pronto posible.

Pese a la solicitud del Gobierno, las bancadas Compromiso, Renovación y Orden (Creo), Libertad Democrática Renovada (Lider), Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) y Todos cuestionan el destino del crédito y su forma de aprobación. Las dudas aumentan, al desconocer si los recursos van para funcionamiento, inversión o pago de deuda.

La condición de CREO

Selvin García, representante de Creo, refirió que la condicionante para apoyar el préstamo de US$237 millones es aprobar antes el paquete de Transparencia. Agregó que preliminarmente se conoce que el destino de los recursos será para fortalecer las finanzas del Estado y pagar las Letras de Tesorería.

“Apoyamos que se interrumpa la fase del debate de la interpelación del ministro de Cultura, Carlos Batzín, pero tema por tema”, reiteró el jefe de la bancada Creo, Carlos Fión. Dijo que se evaluará si se da el voto para el préstamo –último punto de agenda–. “El Gobierno no ha dado información completa a la bancada, esto evidencia falta de transparencia”, indicó el diputado Ovidio Monzón, del bloque Todos, quien aclaró que la decisión del partido es no apoyarlo. Consultado el jefe de la oposición, Roberto Villate, reafirmó que no votarán por una agenda que contenga más deuda para el Estado.

En busca de votos

La búsqueda de consensos no se realiza solo con la UNE y Todos, expresó el subjefe del PP, Aleksander Castillo, quien agregó que una buena parte de los recursos otorgados por el BID son para el pago de deuda e inversión social, ejecutados por las carteras de Comunicaciones y de Desarrollo Social.

El Partido Patriota sigue sin lograr acuerdos con las bancadas mayoritarias para la aprobación de más deuda.