Rebeldes sirios

Grupos de la oposición armada asesinaron al menos a 190 civiles y tomaron como rehenes a más de 200 personas durante una operación de castigo llevada a cabo en el oeste de Siria, según un informe publicado este viernes por la ONG Human Rights Watch.

La ofensiva fue lanzada el pasado 4 de agosto en Latakia y contó con la participación de cinco grupos rebeldes, incluidos el Frente Al-Nusra y el Estado Islámico de Iraq y el Levante, vinculados a Al Qaeda, y el denominado Ejército de Emigrantes y Ayudantes, una milicia compuesta por combatientes extranjeros.

Financiada por patrocinadores privados de países del Golfo Pérsico, la operación tuvo como blanco varias localidades pobladas por alauíes, una minoría islámica leal al Gobierno del presidente sirio Bashar Al-Asad. Al menos 67 de las víctimas fueron ejecutadas en público, denuncia HRW.

“Estos abusos no fueron obra de rebeldes solitarios. Fue una operación coordinada y planificada contra la población civil de esas localidades”, recalcó el director para Oriente Próximo de HRW, Joe Stork.

Los hechos revelados apuntan a que se trata de crímenes de guerra y contra la Humanidad, subraya el informe de la organización.

(Con información de Ria Novosti)

Anuncios