equipo alemánEs probable que Alemania no cuente para el Mundial de Fútbol en 2014 con media docena de sus futbolistas claves por varias lesiones, entre ellos sus principales delanteros, pero cualquier cosa que no sea lograr la clasificación automática para el Mundial con una victoria sobre Irlanda el viernes sería una decepción para sus fanáticos, consideran desde la nación europea.

El seleccionador alemán, Joachim Löw, se queda sin sus delanteros titulares, Mario Gómez y Miroslav Klose, así como sin el defensa Marcel Schmelzer, los gemelos Sven y Lars Bender, Lukas Podolski y el centrocampista ofensivo Marco Reus, entre otros.

“Siempre esperamos que en otoño todos los jugadores estén en forma, pero hay veces en los que los jugadores tienen que jugar cada tres días”, dijo el director administrativo de la selección alemana, Oliver Bierhoff, en una rueda de prensa en Düsseldorf.

“Aquellos que han jugado de manera continua están en plena forma, pero lo malo es que algunos no están porque la exigencia sobre los jugadores ha sido alta en las últimas semanas”.

Alemania necesita dos puntos en sus dos últimos encuentros contra Irlanda en Colonia y en Suecia cuatro días después para encabezar el Grupo C y conseguir el billete para Brasil.

“Todo lo que no sea una clasificación automática contra Irlanda sería decepcionante”, dijo Bierhoff. “A pesar de las lesiones, tenemos que ser lo suficientemente ambiciosos para dominar el partido y ganarlo”.

Alemania tiene 22 puntos tras ocho partidos, mientras que Suecia en segunda a cinco puntos.

Bierhoff también quitó importancia a las críticas de que la falta de delanteros pueda ser un problema, ya que Max Kruse es el único atacante puro en la convocatoria de Löw.

“Nos faltan unos nueve jugadores, pero no vi ningún pánico en el equipo técnico. Solo vi confianza en jugadores que conocemos bien”.

“Lo que es importante es completar las posiciones y tenemos alternativas como Thomas Müller, que esta temporada ha demostrado lo peligroso que es ahí arriba, y Max (Kruse) también es un atacante”.

Para Bastian Schweinsteiger – que llegará a 100 partidos internacionales si juega los dos clasificatorios -, una victoria sobre Irlanda sería el primer paso hacia un título que se muestra esquivo y que Alemania no consigue desde 1996 en Inglaterra.

“Mi objetivo es convertirnos en el mejor equipo del mundo”, dijo el centrocampista, que vuelve tras perderse varios partidos por lesión”.

“Cien internacionalidades no es algo que esperas que pase. Espero jugar muchos partidos más y disfrutar del éxito”.

(Con información de Reuters)

Anuncios