Monumento al Che en la Higuera, Bolivia Monumento al Che en la Higuera.

Monumento al Che en la Higuera, Bolivia
Monumento al Che en la Higuera.

Es una aldea perdida en la geografía de Bolivia y está hoy en el centro de las ilusiones y utopías de la revolución en América Latina porque precisamente allí murió un hombre y nació un mito: el del Che Guevara.

El poblado campesino de casas miserables de adobe y paja se llena de turistas y peregrinos que recorren el último lugar del mundo que vio con vida al guerrillero argentino-cubano, al sitio que se llevó su último pensamiento y su última mirada. Así ocurre a inicios de octubre, cada año.

Es un caserío de apenas 50 almas, una especie de valle rodeado de montañas de vegetación espesa, pero hace 46 años se convirtió en uno de los lugares de referencia para la izquierda latinoamericana, en el núcleo pospuesto de la revolución continental.

Hoy, casi medio siglo después de aquellos hechos, de que las balas y los ideales del Che removieran la dictadura de René Barrientos y a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos, los habitantes de La Higuera han creado una especie de culto profano a la imagen del guerrillero, al que consideran un santo y le ruegan por milagros, le ofrecen flores y le encienden velas.

Delegaciones de Cuba y Argentina, entre ellas el hermano menor de Guevara, Juan Martín, acudirán al poblado para realizar un acto de recordación, al cumplirse 46 años del asesinato en una vieja escuelita que todavía se conserva como sitio de culto.

Muchos de los pobladores de La Higuera recuerdan aquel día de 1967, y algunos hasta cobran por contar la historia, pero todos son conscientes de que desde aquel 9 de octubre, nada volvió a ser igual en ese caserío al sureste de Bolivia.

Julia Cortez, una maestra jubilada, dice que ella fue la última en ofrecerle un plato de comida al Che, una sopa de maní, y cómo él le reprochó que siendo maestra, hubiera escrito ángulo sin tilde en el pizarrón de la escuela.

Algunos cuentan cómo al caer la tarde, unas ráfagas estremecieron la noche y entonces entendieron que el preso de la escuelita había sido asesinado.

El verdugo de Guevara, el ex sargento boliviano Mario Terán, relató a su ministro del Interior, Antonio Arguedas, cuáles fueron las últimas palabras del Guerrillero. Dijo a su captor: ¡Serénese y apunte bien! ¡Va usted a matar a un hombre!

Terán contó que quedó estremecido por esas palabras, dio un paso atrás, hacia el umbral de la puerta, cerró los ojos y disparó la primera ráfaga.

(Con información de Prensa Latina)

Anuncios