Estudiantes de unos 306 establemientos educativos de la provincia reciben clases en condiciones antipedagógicas, debido a que los edificios dañados por el terremoto del 7 de noviembre último aún no han sido reparados por el Ministerio de Educación (Mineduc).

 Estudiantes de  la Escuela José Ramón Gramajo, en San Pedro Sacatepéquez, San Marcos, que fue   destruida por el terremoto, reciben clases en galeras provisionales.

POR CORRESPONSALES

La deficiencia en la infraestructura de los planteles públicos se agravó para la región occidental luego del sismo, ya que 286 edificios resultaron dañados en nueve departamentos en esa área.

San Marcos fue el departamento más afectado en esa ocasión. Según la Sección de Reconstrucción de la Dirección de Educación Departamental, 210 edificios fueron afectados por el sismo, y de estos, 55 tienen daños de gran magnitud.

Emy Hidalgo, de la Sección de Reconstrucción, informó que los padres de familia consideran que los 55 edificios deben ser reconstruidos, lo cual es responsabilidad del Mineduc.

El terremoto también dañó escuelas e institutos en Quetzaltenango, Huehuetenango, Totonicapán, Retalhuleu, Suchitepéquez, Sololá, Chimaltenango y Chinautla, Guatemala.

San Marcos

En San Marcos, varios edificios fueron demolidos y se espera la reconstrucción de otros. En la Escuela Oficial Urbana Naciones Unidas, los profesores solo asignan laboratorios y tareas que los estudiantes deben resolver en casa, para evitar tragedias.

El director de la Escuela Naciones Unidas, Raymundo Fuentes Pérez, pidió ayuda al Consejo Departamental de Desarrollo (Codede), la Dirección Departamental de Educación (Dideduc) y a la iniciativa privada, pero no ha obtenido respuesta. Expuso que las autoridades le sugirieron utilizar las instalaciones del Instituto Normal Mixto de Occidente (Inmo), pero este edificio fue declarado inhabitable.

“La escuela debe ser demolida, y se necesitan Q5 millones para reconstruirla, pero nadie asume la responsabilidad”, relató Fuentes.

En la Escuela de Párvulos Francisca Sandoval no han comenzado las clases, debido a que varios salones están agrietados. La maestra Glendy Arreaga refirió que el Mineduc no les ha dado ayuda, por lo que solicitaron carpas a la Cruz Roja.

También debe ser demolido el edificio de la Escuela Oficial Urbana Ramón Gramajo, de San Pedro Sacatepéquez, pero las gestiones para la reconstrucción no han tenido éxito, explicó el director Rovi Velásquez. Para paliar la crisis, la Municipalidad levantó cuatro aulas con láminas de zinc.

El supervisor de Educación de esa área, Enio Maldonado Solís, informó que ya se evaluaron los daños y que luego de los trámites se reconstruirán los inmuebles.

En El Quetzal, San Marcos, los estudiantes de la Escuela Primaria Oficial Rural Mixta de la Aldea San Francisco reciben clases en la iglesia, un salón comunal y una casa.

Quetzaltenango

En Xelajú, deben construir tres edificios, mientras los estudiantes reciben clases en los patios, salones comunales, iglesias o casas.

Juan Carlos Ronquillo, supervisor de Educación Media, informó que debido a los daños que causó el terremoto, el Instituto Normal para Varones de Occidente (Invo) fue declarado inhabitable por la Conred; sin embargo, por la falta de edificios, lo han tenido que usar.

“En el Invo, el salón principal tiene daños en cornisas y se desplomó una parte de la pared, por lo que fue desocupado, al igual que dos salones adyacentes”, dijo.

Agregó que el Instituto Normal para Señoritas de Occidente (Inso) tiene dos de aulas dañadas por la humedad.

El supervisor refirió que en la Escuela Sucely Barrios, zona 5 altense, el techo se desprendió, y que al menos otros siete centros educativos tienen fisuras.

Petén

Carmen Trujillo, directora de la jornada vespertina de la Escuela 3 de Abril, de San Benito, informó que los niños de párvulos reciben clases en el corredor porque el techo del aula, que es de lámina plástica, está agrietado y puede desplomarse.

En el Instituto Nacional de Telesecundaria, en el barrio Nuevo Porvenir, San Benito, los educandos no reciben computación, porque los trabajos de construcción del salón están paralizados

La directora de este plantel, María Lima Flores, comentó que la pared del escenario del salón de actos está agrietada.

Baja Verapaz

Lorenzo Canahuí, de la junta de padres de familia de la aldea Las Anonas, expuso que en el 2012 lograron que el Fondo Nacional para la Paz construyera una aula en la escuela, pero la dejó sin ventanas ni puertas.

La profesora Sonia García, de la Escuela Federal de Salamá, dijo que hace más de un año el viento destrozó el techo de tres aulas, pero el Mineduc no los ha reparado.

Sololá

Alcaldes y coordinadoras de emergencia informaron que 30 escuelas de Sololá fueron afectadas seriamente por el terremoto, y muchas aún tienen daños que ocasionó el paso de la tormenta Ágatha, como la Escuela Nacional Urbana Mixta de San Antonio Palopó, declarada inhabitable, por lo que 280 niños reciben clases en el templo católico.

El alcalde de San Juan La Laguna, Rodolfo Pérez, dijo que informaron al Mineduc sobre los daños en los planteles de Pasajquín, Panyebar, Chuacanak y Parracel.

El concejal, Genaro Acetún, explicó que han reparado varias escuelas rurales; pero, esperan que el Mineduc tenga un plan de reparación de edificios escolares.

Misael Esquiná, director departamental de Educación, señaló que las escuelas afectadas se concentran en Nahualá, Santa Catarina Ixtahuacán, la cabecera y San Juan La Laguna. Agregó que se han hecho trámites y se espera que empiece la reconstrucción, aunque algunos alcaldes han hecho esfuerzos propios.

Santa Rosa

Estudiantes de la Escuela Oficial Urbana Mixta de El Jícaro, Cuilapa, Santa Rosa, reciben clases bajo un árbol, aunque la Municipalidad comenzó la construcción de tres aulas mientras el Mineduc se ocupa de la reconstrucción. Carmen Mockson, directora de la escuela, expresó: “Este árbol de guapinol nos protege del sol, pero no de la lluvia y polvo”.

Izabal

El edificio de la Escuela Oficial Rural Mixta Ana Dolores Cabrera de Portillo, en la colonia San Manuel, Santo Tomás de Castilla, Puerto Barrios, Izabal, está a punto de colapsar debido al socavamiento de las bases de dos aulas y la filtración de agua en el piso.

La Dirección cerró los salones y pidió ayuda económica a los padres de familia para construir galeras provisionales.

Retalhuleu

En la cabecera de Retalhuleu, la galera donde funciona la Escuela Rural Mixta del Cantón Concepción Ocosito está por caer, ya que los parales, que están podridos, se doblaron a causa del viento.

Este plantel se encuentra a cinco kilómetros del área urbana y fue construido por los padres de familia y la Municipalidad, hace más de seis años, pero no se le ha dado mantenimiento. Además, no cuenta con servicio de energía eléctrica ni agua entubada.

RETALHULEU

En pésimas condiciones

Aura Godínez, directora de la Escuela  Mixta de Aplicación, zona 3 de Retalhuleu, indicó que desde hace cuatro años piden que se  les construya un  nuevo edificio, ya que el actual está en malas condiciones. La  Dirección Departamental de Educación    reportó  19 escuelas dañadas por el terremoto, y  10     deterioradas por falta de mantenimiento.
La directora departamental de Educación, Enma Marroquín,  informó que  se reunió con el Comité de Reconstrucción Nacional y se aprobó la reparación de 16 escuelas de  19 dañadas por el terremoto, y que enviará el expediente para las otras tres.

Daños en nueve departamentos

Más de 300 escuelas e institutos quedaron dañados por el terremoto del 7 de noviembre último.
El total de establecimientos escolares con daños en toda su estructura    o parciales son 286, según datos proporcionados por David de León, vocero de  la Conred.
El departamento  más afectado   fue San Marcos, donde  se reportaron  210 edificios en malas condiciones.
De estos, ocho   deben ser demolidos.
Hay tres edificios con daños severos en Quetzaltenango.
El sismo    dejó escuelas e institutos en mal estado  en Quetzaltenango (16), Huehuetenango (nueve), Totonicapán (siete), Retalhuleu (nueve), Suchitepéquez (ocho), Sololá (seis), Chimaltenango (uno) y Chinautla, Guatemala (uno).
El Mineduc no tiene cifras exactas sobre   las escuelas dañadas por el sismo.